Tag Archives: Nasa

NASA, INSIGTH misión para estudiar cómo se formo Marte en ruta

La nave espacial InSight de la NASA se lanzó a bordo de un cohete United Launch Alliance Atlas-V, el sábado 5 de mayo de 2018, desde la Base Aérea Vandenberg en California. InSight, siglas de Exploración Interior que utiliza Investigaciones Sísmicas, Geodesia y Transporte de Calor, es un módulo de aterrizaje de Marte diseñado para estudiar el “espacio interior” de Marte: su corteza, manto y núcleo.

La Misión de Exploración Interior de Marte de la NASA utilizando las Investigaciones Sísmicas, Geodesia y Transporte de Calor (InSight) se encuentra en un viaje de 300 millones de millas (483 millones de kilómetros) a Marte para estudiar por primera vez lo que yace bajo la superficie del Planeta Rojo . InSight se lanzó a las 4:05 a.m. PDT (7:05 a.m. EDT) del sábado desde la Base Aérea Vandenberg, California.

“Estados Unidos continúa liderando el camino a Marte con esta próxima misión emocionante para estudiar los procesos centrales y geológicos del planeta rojo”, dijo el administrador de la NASA Jim Bridenstine. “Quiero felicitar a todos los equipos de la NASA y a nuestros socios internacionales que hicieron posible este logro. A medida que continuamos ganando impulso en nuestro trabajo para enviar astronautas de regreso a la Luna y a Marte, misiones como InSight van a resultar invaluables. ”

Los primeros informes indican que el cohete Atlas V de United Launch Alliance (ULA) que transportaba InSight al espacio se vio tan al sur como Carlsbad, California, y tan al este como Oracle, Arizona. Una persona grabó el video del lanzamiento desde un avión privado que volaba a lo largo de la costa de California:

Los primeros informes indican que el cohete Atlas V de United Launch Alliance (ULA) que transportaba InSight al espacio se vio tan al sur como Carlsbad, California, y tan al este como Oracle, Arizona. Una persona grabó el video del lanzamiento desde un avión privado que volaba a lo largo de la costa de California.

Cabalgando en la segunda etapa del cohete del Centauro, la nave espacial alcanzó su órbita 13 minutos y 16 segundos después del lanzamiento. Sesenta y un minutos más tarde, el Centauro se encendió por segunda vez, enviando a InSight en una trayectoria hacia el Planeta Rojo. InSight se separó del Centauro unos 9 minutos más tarde, 93 minutos después del lanzamiento, y contactó a los controladores de tierra a través de la Red de espacio profundo de la NASA a las 5:41 a.m. PDT (8:41 a.m. EDT).

“Los equipos del Centro Espacial Kennedy y ULA nos dieron un gran paseo hoy y comenzamos InSight en nuestro viaje de seis meses y medio a Marte”, dijo Tom Hoffman, gerente de proyecto de InSight en el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en Pasadena, California. “Hemos recibido indicaciones positivas de que la nave espacial InSight goza de buena salud y todos estamos emocionados de ir a Marte una vez más para hacer una ciencia innovadora”.

Con su lanzamiento exitoso, el equipo InSight de la NASA ahora se está enfocando en el viaje de seis meses. Durante la fase de crucero de la misión, los ingenieros verificarán los subsistemas e instrumentos científicos de la nave espacial, asegurándose de que sus paneles solares y su antena estén orientados adecuadamente, rastreando su trayectoria y realizando maniobras para mantener el rumbo.

InSight está programado para aterrizar en el planeta rojo alrededor de las 3 p.m. EST (mediodía PST) el 26 de noviembre, donde llevará a cabo operaciones científicas hasta el 24 de noviembre de 2020, lo que equivale a un año y 40 días en Marte, o casi dos años terrestres.

“Los científicos han estado soñando con tomar datos sobre sismología en Marte durante años. En mi caso, tuve ese sueño hace 40 años como estudiante graduado, y ahora ese sueño compartido ha sido elevado a través de las nubes y hacia la realidad”, dijo Bruce Banerdt, InSight investigador principal en el JPL.

El módulo de aterrizaje InSight probará y recopilará datos sobre marsquakes, flujo de calor del interior del planeta y la forma en que el planeta se tambalea, para ayudar a los científicos a entender qué hace que marque el tic y los procesos que dieron forma a los cuatro planetas rocosos de nuestro sistema solar interno.

“InSight no solo nos enseñará sobre Marte, mejorará nuestra comprensión de la formación de otros mundos rocosos como la Tierra y la Luna, y miles de planetas alrededor de otras estrellas”, dijo Thomas Zurbuchen, administrador asociado de la Dirección de Misión Científica de la NASA en la agencia sede en Washington. “InSight conecta la ciencia y la tecnología con un equipo diverso de socios internacionales y comerciales liderados por JPL”.

Las misiones anteriores a Marte investigaron la historia de la superficie del planeta rojo mediante el examen de características como cañones, volcanes, rocas y suelo, pero nadie ha intentado investigar la evolución más temprana del planeta, que solo se puede encontrar mirando muy por debajo de la superficie.

Una estrella muerta rodeada de luz.

Los datos de MUSE ofrecen información sobre una aislada estrella de neutrones que se encuentra más allá de nuestra galaxia.

Nuevas imágenes del VLT (Very Large Telescope) de ESO, en Chile, y de otros telescopios, revelan un rico paisaje de estrellas y nubes brillantes de gas en una de nuestras galaxias vecinas más cercana, la Pequeña Nube de Magallanes. Las imágenes han permitido a los astrónomos identificar un esquivo cadáver estelar enterrado entre filamentos de gas, fruto de una explosión de supernova de hace 2.000 años. Se utilizó el instrumento MUSE para establecer dónde se esconde este escurridizo objeto, y los datos del Observatorio de rayos X Chandra confirmaron su identidad: es una estrella de neutrones aislada.

Estas espectaculares nuevas fotografías, creadas a partir de imágenes de telescopios tanto terrestres como espaciales [1], cuentan la historia de la persecución de un escurridizo objeto, difícil de encontrar, y oculto en medio de una compleja maraña de filamentos gaseosos en la Pequeña Nube de Magallanes, a unos 200.000 años luz de la Tierra.Nuevos datos del instrumento MUSE, instalado en el VLT (Very Large Telescope) de ESO, en Chile, han revelado la existencia de un destacado anillo de gas en un sistema llamado 1E 0102.2-7219. Este anillo se expande lentamente en las profundidades de numerosos filamentos de gas y polvo, que se mueven a gran velocidad, y que son los restos de una explosión de supernova. Este descubrimiento ha permitido que un equipo, dirigido por Frédéric Vogt (miembro del programa “Fellow” de ESO en Chile), haya localizado, por primera vez, una estrella de neutrones aislada con bajo campo magnético y situada más allá de nuestra propia galaxia, la Vía Láctea.

Visión del Hubble de los alrededores de una estrella de neutrones oculta en la Pequeña Nube de Magallanes

El equipo detectó que el anillo estaba centrado en una fuente de rayos X que había sido observada años antes y designada como p1. La naturaleza de esta fuente había seguido siendo un misterio. En particular, no estaba claro si p1 estaba realmente dentro del remanente o detrás de él. Finalmente, cuando MUSE observó el anillo de gas —que incluye neón y oxígeno— el equipo científico distinguió perfectamente que p1 estaba rodeada por un círculo. La coincidencia era demasiado grande, y se dieron cuenta de que p1 debía encontrarse en el interior del propio remanente de supernova. Una vez conocida la ubicación de p1, el equipo utilizó observaciones de este objeto en rayos X realizadas por el Observatorio Chandra de rayos X para determinar que se trataba de una estrella de neutrones aislada con un campo magnético bajo.

Visión de MUSE de los alrededores de una estrella de neutrones oculta en la Pequeña Nube de Magallanes

En palabras de Frédéric Vogt: “Si estás buscado una fuente puntual, lo mejor que te puede pasar es que el universo, literalmente, dibuje un círculo alrededor de él para mostrarte dónde has de buscar”.Cuando las estrellas masivas explotan como supernovas, dejan atrás una red cuajada de gas caliente y polvo, conocida como remanente de supernova. Estas turbulentas estructuras son clave para la redistribución de los elementos más pesados —fabricados por las estrellas masivas a medida que viven y mueren— en el medio interestelar, donde, con el tiempo, acabarán formando nuevas estrellas y planetas.

Visión en rayos X de los alrededores de una estrella de neutrones oculta en la Pequeña Nube de Magallanes

Las estrellas de neutrones aisladas con bajos campos magnéticos normalmente apenas tienen unos diez kilómetros de tamaño, pero pesan más que nuestro Sol y se cree que son abundantes a través del universo, aunque son muy difíciles de encontrar porque sólo brillan en longitudes de onda de rayos X [2]. El hecho de observaciones ópticas hayan permitido confirmar que p1 es una estrella de neutrones aislada resulta particularmente emocionante.

Alrededor de NGC 346

La coautora Liz Bartlett (también miembro del programa “Fellow” de ESO en Chile), resume este descubrimiento: “Este es el primer objeto de su clase confirmado más allá de la Vía Láctea, y ha sido utilizando MUSE como herramienta de guía. Creemos que esto podría abrir nuevos cauces de descubrimiento y estudio de estos escurridizos restos estelares”.

Notas
[1] La imagen combina los datos del instrumento MUSE, instalado en el VLT (Very Large Telescope) de ESO, en Chile, y de los telescopios espaciales Hubble (Telescopio Espacial Hubble NASA/ESA) y el Observatorio Chandra de rayos X de la NASA.

[2] Las estrellas de neutrones giratorias y altamente magnéticas se llaman púlsares. Emiten de forma potente en radio y en otras longitudes de onda y son fáciles de detectar, pero son sólo una pequeña fracción de todas las estrellas de neutrones cuya existencia se ha predicho.

Créditos:eso

NASA y NOAA anunciarán temperaturas globales y condiciones climáticas 2017

IDL TIFF file

Los expertos en clima de la NASA y la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) proporcionarán la publicación anual de datos sobre las temperaturas globales y discutirán las tendencias climáticas más importantes de 2017 durante una teleconferencia de medios a las 11 a.m. EST del jueves 18 de enero.

Los panelistas de teleconferencia son:

Gavin Schmidt, director del Instituto Goddard de Estudios Espaciales de la NASA en Nueva York
Deke Arndt, jefe de la división de monitoreo global de los Centros Nacionales de Información Ambiental de la NOAA en Asheville, Carolina del Norte

Los medios pueden participar en la teleconferencia llamando al 888-606-5912 (llamada gratuita en los Estados Unidos y Canadá) o al 415-228-4844 (internacional) y utilizando el código de acceso “clima”.

El audio del informe, así como los gráficos de apoyo, se transmitirán en vivo en:

https://www.nasa.gov/live

La NASA prepara su primera misión interestelar para buscar vida en Alpha Centauri, pero no será hasta 2069.

Apenas conocemos nuestro propio Sistema Solar, pero la NASA ya tiene la vista puesta en otras estrellas. Científicos de la agencia han revelado los primeros detalles de un plan para enviar la primera sonda interestelar. Su objetivo es Alpha Centauri, y el plazo que se han puesto bastante largo: 2069.Alpha Centauri es un sistema a unos 4,3 años luz de la Tierra compuesto por tres estrellas: Alpha Centauri A, Alpha Centauri B y Proxima Centauri. Esta última estrella debe su nombre a que es la más cercana de las tres a la Tierra, y sabemos que tiene al menos un exoplaneta en zona habitable: Próxima Centauri b o Proxima b. Por supuesto, no sabemos si este exoplaneta alberga vida. de momento es solo una posibilidad.Llegar hasta allí no es en absoluto sencillo. El principal problema es lograr la suficiente velocidad como para llegar hasta allí en un plazo razonable, y eso es precisamente en lo que está trabajando la NASA.

El objetivo de los ingenieros del Laboratorio de Propulsión a Chorro es precisamente desarrollar un motor que sea capaz de impulsar una sonda a una décima parte de la velocidad de la luz. Con ese motor podríamos alcanzar Proxima b en unos 44 años. La idea es tener ese propulsor preparado para 2069.El plan de la NASA se ha anunciado discretamente en el marco de una Conferencia de la Unión Geofísica a la que ha tenido acceso New Scientist. Si le han dado tan poco bombo es porque es fruto de una decisión más política que otra cosa. Parte del presupuesto para la agencia de este año viene sujeto a la orden de desarrollar los sistemas de viaje interestelar.Probablemente la orden esté relacionada con no quedarse atrás en ese reto. Actualmente, el proyecto más avanzado para visitar otros sistemas es Breakthrough Starshot, una iniciativa liderada por el millonario ruso Yury Milner y que cuenta con la colaboración de mentes tan privilegiadas como la de Stephen Hawking.

Créditos:Gizmodo

Los telescopios Hubble y Spitzer encuentran la ‘aguja en el pajar’.

Un estudio intensivo en las profundidades del universo por los telescopios espaciales Hubble y Spitzer de la NASA ha dado como resultado la proverbial “aguja en un pajar”..    Se trata de la galaxia más lejana que se haya visto en una imagen que ha sido estirada y amplicada por un fenómeno llamado lente gravitacional.    La galaxia embrionaria llamada SPT0615-JD existía cuando el universo tenía solo 500 millones de años. Aunque se han visto algunas otras galaxias primitivas en esta época temprana, en esencia se han visto como puntos rojos debido a su pequeño tamaño y tremendas distancias.    Sin embargo, en este caso, el campo gravitacional de un cúmulo de galaxias de primer plano masivo no solo amplicó la luz de la galaxia de fondo sino que también proporcionó una imagen de arco (aproximadamente de 2 segundos de arco de longitud).  “No se ha encontrado ninguna galaxia candidata a una distancia tan grande que también proporcione la información espacial que tiene esta imagen de arco.

Al analizar los efectos de las lentes gravitacionales sobre la imagen de esta galaxia, podemos determinar su tamaño y forma reales”, dijo en un comunicado el autor principal del estudio, Brett Salmon, del Space Telescope Science Institute en Baltimore, Maryland. Presentó su investigación en la 231 reunión de la American Astronomical Society en Washington.    Predicha en primer lugar por Albert Einstein hace un siglo, la deformación del espacio por la gravedad de un objeto en primer plano masivo puede iluminar y distorsionar las imágenes de objetos de fondo mucho más distantes. Los astrónomos usan este efecto de ‘lente zoom’ para buscar imágenes amplicadas de galaxias distantes que de otro modo no serían visibles con los telescopios actuales.    SPT0615-JD se identicó en la encuesta RELICS (Reionization Lensing Cluster Survey) del Hubble y en el programa complementario S-RELICS del Spitzer. “RELICS fue diseñado para descubrir galaxias distantes como estas que se magnican lo suciente como para estudiarlas en detalle”, dijo Dan Coe, investigador principal de RELICS.    RELICS observó 41 cúmulos de galaxias masivas por primera vez en el infrarrojo con el Hubble para buscar galaxias con lentes distantes. Uno de estos fue SPT-CL J0615-5746, que analizó Salmon para hacer este descubrimiento.

Al encontrar el arco de la lente, Salmon pensó: “¡Oh, guau! ¡Creo que estamos aprendiendo algo!”    Al combinar los datos de Hubble y Spitzer, Salmon calculó el tiempo de retroceso a la galaxia en 13.300 millones de años. El análisis preliminar sugiere que la diminuta galaxia pesa no más de 3 mil millones de masas solares (aproximadamente 1/100 de la masa de nuestra galaxia de la Vía Láctea completamente desarrollada). Tiene menos de 2.500 años luz de diámetro, la mitad del tamaño de la Pequeña Nube de Magallanes, una galaxia satélite de nuestra Vía Láctea. El objeto se considera prototípico de las galaxias jóvenes que surgieron durante la época poco después del Big Bang.    La galaxia se encuentra justo en los límites de las capacidades de detección de Hubble, pero solo es el comienzo de las capacidades del futurto telescopio espacial James Webb, dijo Salmon. “Esta galaxia es un objetivo emocionante para la ciencia con el telescopio Webb, ya que ofrece una oportunidad única para resolver poblaciones estelares en el universo primitivo”. La espectroscopía con Webb permitirá a los astrónomos estudiar en detalle la tormenta de fuego de la actividad de nacimientos de estrellas que tiene lugar en esta época temprana y resolver su subestructura.

Créditos:ep

Abrupta desaceleración nunca vista en la rotación de un cometa.

Observaciones con el telescopio espacial Swift de la NASA han revelado una abrupta desaceleración, sin precedentes, en la rotación de un cometa.    Las imágenes tomadas en mayo de 2017 revelan que el cometa 41P / Tuttle-Giacobini-Kresák – 41P para abreviar – giraba tres veces más lento que en marzo, cuando fue observado por el Discovery Channel Telescope en el Observatorio Lowell en Arizona. Esta desaceleración es el cambio más espectacular en la rotación de un cometa jamás visto.    El cometa 41P orbita el Sol cada 5,4 años. Cuando un cometa se acerca al Sol, el aumento del calentamiento hace que el hielo de su supercie cambie directamente a un gas, produciendo chorros que lanzan partículas de polvo y granos helados al espacio.    Este material forma una atmósfera extendida, llamada coma. Las observaciones realizadas en tierra establecieron el período de rotación inicial del 41P en aproximadamente 20 horas a principios de marzo de 2017 y detectaron su desaceleración más tarde el mismo mes.    El cometa pasó a 21,2 millones de kilómetros de la Tierra el 1 de abril, y ocho días después hizo su aproximación más cercana al Sol.

El telescopio ultravioleta / óptico de Swift capturó el cometa del 7 al 9 de mayo, revelando variaciones de brillo asociadas con el material recientemente expulsado al coma. Estos cambios lentos indicaron que el período de rotación de 41P se había más que duplicado, a entre 46 y 60 horas.    Las estimaciones de la producción de agua de 41P, junto con el tamaño pequeño del cuerpo, sugieren que más de la mitad de su supercie contiene chorros activados por la luz solar. Esa es una fracción mucho mayor de propiedades inmobiliarias activas que en la mayoría de los cometas, que normalmente soportan chorros de reacción solo en alrededor del 3 por ciento de sus supercies.    Los astrónomos sospechan que estas áreas activas están orientadas favorablemente para producir pares que ralentizaron el giro de 41P. Un giro lento puede hacer que la rotación del cometa sea inestable, lo que le permite comenzar a caer sin un eje de rotación jo. Esto produciría un cambio dramático en el calentamiento estacional del cometa y podría dar lugar a futuros brotes de actividad, informa la NASA.

Créditos:ep

El telescopio Hubble revela la mayor densidad de enanas marrones.

Astrónomos han descubierto con el telescopio espacial Hubble la población más grande de enanas marrones esparcidas entre las estrellas recién nacidas. El hallazgo ha sido resultado de un estudio profundo sin precedentes para detectar objetos pequeños y débiles en la Nebulosa de Orión, según un comunicado de la NASA. Las enanas marrones son objetos cósmicos más masivos que los planetas, pero demasiado pequeñas para generar energía como las estrellas. Las enanas marrones proporcionan claves importantes para comprender cómo se forman las estrellas y los planetas, y pueden estar entre los objetos más comunes en nuestra galaxia. En primer lugar, el equipo de Hubble identicó 1.200 candidatos a enanas rojas. Descubrieron que las estrellas se dividen en dos poblaciones distintas: las que tienen agua y las que no. Los brillantes con agua fueron conrmados como débiles enanas rojas. La multitud de enanas marrones y planetas otantes, libres de agua y otantes dentro de la nebulosa de Orión son todos nuevos descubrimientos. También se detectaron muchas estrellas sin agua, y estas son estrellas de fondo en la Vía Láctea. Su luz se enrojeció al pasar a través del polvo interestelar y, por lo tanto, no era relevante para el estudio del equipo.

El equipo también buscó compañeros binarios más débiles para estas 1.200 estrellas rojizas. Debido a que están tan cerca de sus estrellas primarias, estos compañeros son casi imposibles de descubrir usando métodos de observación estándar. Pero al utilizar una técnica única de imagen de alto contraste desarrollada por Laurent Pueyo en el Space Telescope Science Institute, los astrónomos pudieron resolver imágenes débiles de un gran número de compañeros candidatos. Este primer análisis no permitió a los astrónomos de Hubble determinar si estos objetos orbitan alrededor de la estrella más brillante o si su proximidad en la imagen de Hubble es resultado de una alineación aleatoria. Como consecuencia, están clasicados como candidatos por ahora. Sin embargo, la presencia de agua en sus atmósferas indica que la mayoría de ellas no pueden ser estrellas desalineadas en el fondo galáctico, y por lo tanto deben ser enanas marrones o exoplanetas compañeros. En total, el equipo encontró 17 compañeros candidatos a enanas marrones, una pareja de enanas marrones y una enana marrón con una compañera planetaria. El estudio también identicó tres posibles compañeros de masa planetaria: uno asociado a una enana roja, uno a una enana marrón y uno a otro planeta.

Créditos:ep

Astrónomos descubren que los primeros momentos del universo no eran como pensábamos.

Durante más de seis años un equipo internacional compuesto por más de 20 científicos desarrolló una investigación enfocada en la formación estelar 30 Dorado, ubicada en la Nube Grande de Magallanes, también conocida como la Nebulosa de la Tarántula. El resultado de esta labor determinó que el universo temprano tendría una mayor abundancia de estrellas masivas que el que la astrofísica contemporánea suponía.La investigación, liderada por el astrónomo de la Universidad de Oxford, Fabian Schneider y en la que participó el investigador postdoctoral del Departamento de Astronomía de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas (UChile), Venu Kalari, fue publicada en la revista Science, y viene a cambiar la manera como se entendían los primeros momentos del universo.

El equipo de científicos utilizó en su investigación el Very Large Telescopio (VLT) del Observatorio Paranal de la Organización Europea para la Observación Astronómica en el Hemisferio Austral (ESO). (Foto: ESO)

En su etapa de observación, los científicos utilizaron el Very Large Telescopio o Telescopio Muy Grande (VLT) del Observatorio Paranal de la Organización Europea para la Observación Astronómica en el Hemisferio Austral (ESO) durante 160 horas, lo que les permitió aprovechar la ventaja del que es el instrumento óptico más avanzado del mundo, y que al utilizar sus cuatro telescopios puede ver detalles con 25 veces más precisión que con telescopios individuales de mayor tamaño.”Las estrellas masivas son claves para la comprensión del cosmos, ya que tras colapsar en forma de supernovas generan los elementos químicos complejos… claves para el nacimiento de vida”, explicó Kalari, quien fue responsable de observar y analizar parte de los datos obtenidos con el VLT.”Observar en esta zona del universo -ubicada a tan sólo 50 kilo parsecs- fue como meterse dentro de una máquina del tiempo, ya que su composición química es muy similar a la del comienzo del universo y ello nos permitió inferir que en dicho período habitaban una enorme cantidad de estrellas masivas, tal como lo constatamos en la Nebulosa de la Tarántula”, continuó el investigador.

Hasta ahora se pensaba que en el Universo primitivo no había elementos aparte del Hidrógeno y el Helio, así como que las estrellas masivas representaban un porcentaje menor del total de estrellas, siendo estas las fábricas cósmicas desde las que provienen todos los elementos más pesados que el helio, como el oxígeno o el hierro de nuestra sangre, los que fueron liberados a tras su explosiva muerte, las supernovas.A juicio del investigador postdoctoral del Departamento de Astrónomos FCFM de la U. de Chile e investigador del Centro de Astrofísica CATA, ahora se abre un debate importante: ¿Qué tan universal son los resultados de la investigación? “La respuesta a esta pregunta impactará profundamente en nuestra comprensión de la evolución de nuestro Universo, y en cierto sentido, nuestras vidas, ya que todos los elementos de nuestra existencia cotidiana se formaron en estas estrellas”, concluyó.

Créditos:ncyt

Animación de instalación del módulo de actividad expandible en el espacio

 

 

Esta nueva vista global y la animación de las luces de la ciudad de la Tierra es un compuesto ensamblado a partir de datos adquiridos por el satélite Suomi NPP. Esta nueva información fue luego mapeada sobre las imágenes existentes de Blue Marble of Earth para proporcionar una vista realista del planeta.

Detectan galaxias masivas nadando en el vasto océano de materia oscura.

Los astrónomos creían que las primeras galaxias, aquellas que se formaron unos cientos de millones de años después del Big Bang, tendrían muchas similitudes con las galaxias enanas que vemos hoy en el Universo cercano. Estas aglomeraciones de estrellas luego conformarían las galaxias más grandes que, transcurridos los primeros miles de millones de años, terminarían dominando el Universo.Sin embargo, las observaciones realizadas recientemente por el Atacama Large Millimeter/submillimeter Array (ALMA), en Chile, revelaron sorprendentes ejemplares de galaxias masivas llenas de estrellas correspondientes a una época en que el Cosmos tenía menos de mil millones de años. Estos hallazgos sugieren que los componentes galácticos pudieron unirse bastante rápido para formar galaxias más grandes.De las observaciones más recientes de ALMA se infiere que esta época de formación de galaxias masivas se remonta a tiempos aún más lejanos, cuando el Universo tenía tan solo 780 millones de años, o cerca de un 5 % de su edad actual. ALMA también reveló que estas galaxias excepcionalmente grandes están contenidas en una estructura cósmica aún más grande: un halo de materia oscura con una masa equivalente a la de varios billones de soles.

Las dos galaxias están tan cerca (menos de la distancia que hay entre la Tierra y el centro de nuestra galaxia) que pronto se fusionarán y formarán la galaxia más grande que se haya observado en ese período de la historia cósmica. El hallazgo aporta nuevos detalles sobre el nacimiento de grandes galaxias y el papel que desempeña la materia oscura en la formación de las estructuras más masivas del Universo.“Con estas increíbles observaciones de ALMA, los astrónomos están estudiando la galaxia más masiva que se conozca en los primeros mil millones de años del Universo, en pleno proceso de formación”, celebra Dan Marrone, profesor asociado de astronomía de la Universidad de Arizona en Tucson y autor principal del artículo.Así, los astrónomos observan estas galaxias durante un período de la historia cósmica conocida como era de la reionización, cuando la mayor parte del espacio intergaláctico estaba envuelto en una oscura niebla de gas de hidrógeno frío. A medida que se formaron más estrellas y galaxias, su energía fue ionizando el hidrógeno presente entre las galaxias y revelando el Universo que vemos hoy.

Para compensar el efecto del lente gravitacional en estas galaxias, se comparan los datos de ALMA (izquierda) con una imagen modelo distorsionada por un lente gravitacional (segunda imagen). La diferencia se muestra en la tercera imagen a partir de la izquierda. A la derecha se muestra la estructura de la galaxia sin el efecto de lente gravitacional. Esta imagen muestra los diferentes rangos de velocidad dentro de la galaxia, que ALMA detecta en distintas frecuencias debido al efecto Doppler.

“Para nosotros, se trataba de un período en que las pequeñas galaxias se habían esforzado por consumir el medio intergaláctico neutro”, explica Marrone. “Sin embargo, el creciente volumen de datos aportados por ALMA ha permitido corregir esa teoría, y sigue resituando más lejos en el pasado el período en que aparecieron las primeras galaxias realmente masivas”.Las galaxias estudiadas por Marrone y su equipo, conocidas colectivamente como SPT0311-58, en un principio habían sido identificadas como una única fuente por el Telescopio del Polo Sur de la Fundación Nacional de Ciencia de EE. UU. En ese entonces, las observaciones habían revelado que era un objeto muy distante y brillante en la luz infrarroja, lo cual significaba que contenía mucho polvo y probablemente estaba experimentando un brote de formación estelar. Posteriormente, las observaciones realizadas con ALMA permitieron determinar la distancia del objeto y resolver con precisión el par de galaxias en interacción.Para realizar esa observación, ALMA se benefició del efecto de un lente gravitacional, que potenció la capacidad de observación del telescopio. Los lentes gravitacionales se forman cuando un objeto masivo, como una galaxia o un cúmulo de galaxias, se interpone y curva la luz de galaxias más distantes. Ahora bien, este fenómeno distorsiona la apariencia del objeto estudiado, por lo que requiere la aplicación de sofisticados modelos informáticos para reconstituir la imagen y verla sin distorsión.

Este proceso de deconvolución reveló detalles intrigantes de las galaxias, como el hecho de que en la más grande se están formando estrellas a razón de 2.900 masas solares por año, o que contiene cerca de 270.000 millones de veces la masa de nuestro Sol en puro gas y unos 3.000 millones de veces la masa solar en polvo. “Es una cantidad enorme de polvo, considerando lo joven que es este sistema”, comenta Justin Spilker, doctorado hace poco por la Universidad de Arizona y ahora investigador de posdoctorado de la Universidad de Texas en Austin.Los astrónomos sostienen que el acelerado proceso de formación estelar en esta galaxia probablemente fue gatillado por un encuentro cercano con su pareja, que es un poco más pequeña, pero ya alberga cerca de 35.000 millones de masas solares en estrellas y está aumentando su tasa de formación estelar a un ritmo vertiginoso de 540 masas solares por año.Los investigadores pudieron observar que las galaxias de esta época eran más caóticas que las que tenemos más cerca, y plantean que sus formas dispares se deben a las grandes cantidades de gas que cae sobre ellas y a sus interacciones y fusiones con sus vecinas.Las nuevas observaciones también permitieron a los investigadores detectar la presencia de un halo gigante de materia oscura alrededor de ambas galaxias. La materia oscura es responsable de la gravedad que lleva al Universo a colapsar en distintas estructuras, como galaxias, grupos y cúmulo de galaxias, etc.

 

“Para saber si la existencia de una galaxia coincide con nuestra comprensión actual de la cosmología, hay que analizar el halo de materia oscura —la estructura colapsada de materia oscura— en la que se encuentra”, explica Chris Hayward, investigador asociado del Centro de Astrofísica Informática del Flatiron Institute, ubicado en la ciudad de Nueva York. “Afortunadamente, conocemos muy bien la proporción de materia oscura y materia normal en el Universo, así que podemos calcular la masa probable del halo de materia oscura”.Al comparar sus cálculos con las predicciones cosmológicas actuales, los investigadores descubrieron que este halo es uno de los más masivos que deben de haber existido en la época.“Estamos estudiando otras galaxias descubiertas con el Telescopio del Polo Sur, y tenemos muchos más datos que recién comenzamos a analizar. Nuestra esperanza es encontrar más objetos como este, quizá incluso más distantes, para entender mejor esta población de galaxias extremadamente polvorientas y, sobre todo, su relación con las demás galaxias de la época”, señala Joaquín Vieira, de la Universidad de Illinois en Urbana-Campaign.“De todas formas, nuestra próxima ronda de observaciones con ALMA debería ayudarnos a entender qué tan rápido se formaron estas galaxias y a mejorar nuestra comprensión de los procesos de formación de galaxias masivas durante la reionización”, agrega Marrone.

Créditos:ncyt

alien-sixth-sense
los anuncios que ves en nuestra pagina, nos ayuda a sostener este sitio y que sigamos compartiendo mas allá de la Tierra, regálanos un click en estos anuncios y si te place el producto apoyanos. Por cierto te tenemos una pagina de tecnología e informática  lo mas nuevo visitala: InformaticaExperience




Impresionante ovni del tipo cigarro captado en vídeo HD: