Tag Archives: Estrella

La estrella más lejana jamás observada.

Imagen a color del cúmulo MACS J1149+2223 observado por el telescopio Hubble. A la derecha, se muestra la zona del cielo tomada en 2011 donde no se ve la estrella Ícaro, comparada con la imagen de 2016 donde se aprecia claramente esta supergigante azul. / NASA, ESA, and P. Kelly (University of Minnesota)

El telescopio espacial Hubble ha detectado una enorme estrella azul, denominada Ícaro, a unos 14.000 millones de años luz de distancia, lo que la convierte en la más lejana observada hasta la fecha. El descubrimiento ha sido posible gracias a una lente gravitacional, una gigantesca ‘lupa’ creada por un cúmulo de galaxias en el que también se han probado teorías sobre la materia oscura con la ayuda de Ícaro.

Hasta ahora solo se habían observado supernovas o explosiones de estrellas a una distancia tan lejana, pero un equipo internacional de astrónomos ha localizado a 14.000 años luz a una estrella individual, a la que han bautizado como Ícaro, gracias al telescopio espacial Hubble. Normalmente sería imposible apreciarla. De hecho solo es posible ver estrellas individuales de la Vía Láctea y de galaxias en nuestra vecindad cósmica, incluso utilizando los telescopios más potentes. Pero gracias a una lente gravitacional generada por un cúmulo de galaxias se ha podido amplificar su brillo y detectarla. “Se trata de una enorme estrella azul, cuyos fotones han tardado 9.000 millones de años luz en llegar a la Tierra, lo que equivale al 70% de la edad del universo, pero como este está en expansión, ahora la estrella se encuentra a 14.000 millones de años luz”, explica Pablo Pérez González, investigador del departamento de Física de la Tierra y Astrofísica de la Universidad Complutense de Madrid (UCM), una de las instituciones españolas que ha participado en el descubrimiento.Los astrónomos también han utilizado esta estrella, que ya existía tan solo 4.400 millones de años después del Big Bang, para probar una nueva teoría sobre la materia oscura y para estudiar de qué están compuestos los cúmulos de galaxias, unos resultados que publican esta semana en la revista Nature Astronomy.

 “Es la primera vez que vemos una estrella individual magnificada”, explica Patrick Kelly, investigador de las universidades de Minnesota y California en Berkeley (EE UU) y coautor principal del estudio. “Somos capaces de ver galaxias muy lejanas, pero esta estrella está 100 veces más lejos que la siguiente estrella individual que podemos estudiar, excepto si contamos explosiones de supernova como una estrella”, añade.“Hasta que Galileo observó a través de su telescopio el cielo, no se veían las cientos de miles de estrellas individuales que componen lo que se conoce como el Camino de Santiago, una zona brillante pero difusa del cielo”, explica Pérez González. Hasta 2016, continúa, solo era posible observar estrellas individuales de la Vía Láctea o de unas cuantas galaxias muy cercanas a nosotros, a unos cuantos millones de años luz.“Hoy ya es posible observar una estrella individual que está en el otro lado del universo, y que de hecho ya no existe”, destaca el astrónomo español. “Pero no la hemos logrado observar solo gracias a un invento del hombre, sino a la magnificencia de la propia naturaleza y a las leyes de la Física, entre las que se encuentra la perturbación que ejerce una masa en la trayectoria de los fotones. Es realmente fabuloso”.

La gigantesca lupa de una lente gravitacional

La peculiaridad cósmica que ha permitido ver esta estrella es el fenómeno de la ‘lente gravitacional’. La gravedad de un cúmulo muy masivo de galaxias actúa como una gran lupa cósmica amplificando la luz de objetos más distantes. La lente natural que ha permitido ver a Ícaro está creada por el cúmulo de galaxias llamado MACS J1149+2223, situado a unos 5.000 millones de años luz de la Tierra. Combinándola con la resolución y sensibilidad del Hubble se ha conseguido detectar y analizar esa estrella lejana.Los autores vieron varios cambios repentinos del brillo de la estrella producidos por el efecto del microlente causado por el efecto gravitatorio de astros pertenecientes al cúmulo. “Hay estrellas individuales y estrellas muertas, por ejemplo enanas blancas o estrellas de neutrones, flotando en medio del cúmulo. En realidad son tan débiles que no las vemos. Pero sabemos que están ahí, porque cada vez que una de ellas pasa justo por delante de la estrella lejana en un alineamiento perfecto, vemos cómo Ícaro se hace más brillante”, explica Kelly. “Así que tenemos a la vez un efecto macrolente producido por toda la masa del cúmulo, y un efecto de microlente producido por objetos individuales flotando en el medio intergaláctico”.

Aunque su nombre oficial es ‘MACS J1149+2223 Estrella Lentificada 1’, el equipo ha decidido llamarla como el personaje de la mitología griega que se acercó demasiado al Sol con sus alas de plumas y cera. Los modelos que el equipo de astrónomos ha hecho para explicar este magnífico evento astronómico indican que Ícaro fue amplificado por una estrella similar al Sol, presente en el medio intergaláctico del cúmulo de estrellas. El alineamiento fue perfecto y se produjo una amplificación de la luz de Ícaro en un factor de al menos 10.000.Ícaro se acercó tanto a este ‘sol’ que alcanzó la gloria como su homónimo griego. “Pudimos establecer que Ícaro es una estrella supergigante azul. Un tipo de estrella mucho más grande, masiva, caliente y, posiblemente, miles de veces más brillante que el Sol, pero que, a la distancia a la que se encuentra, es imposible observarla de manera individual incluso para Hubble, salvo que contemos con el fenómeno de lente gravitacional” comenta Ismael Pérez Fournon, del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC), también participante en el trabajo.

Cuatro horas de observación con el Gran Telescopio Canarias

El evento de detectar Ícaro con el Hubble fue tan extraordinario que cuando fue descubierta esta estrella todos los telescopios del mundo empezaron a observarla. “En España contamos con el mayor telescopio óptico-infrarrojo del mundo, el Gran Telescopio Canarias (GTC) así que los astrónomos españoles involucrados en el proyecto, de la UCM, del Instituto de Física de Cantabria (IFCA), la Universidad del País Vasco (UPV), el IAC y la Universidad de La Laguna, contactamos con el director de GTC, y de manera especial nos concedió 4 horas de observación esa misma noche”, cuenta Pablo Pérez González. “El GTC fue, de hecho, el único telescopio que detectó esta estrella tan lejana desde tierra, dado que Ícaro es muy débil”, comenta Pérez González.

El descubrimiento de Ícaro no es excepcional solo por el hecho de ver una estrella tan distante por primera vez. Detectar la amplificación del brillo de una estrella individual permite, de manera única, estudiar la naturaleza de la materia oscura del cúmulo. Explorando lo que flota en él, el equipo de astrónomos liderado por Kelly ha logrado poner a prueba una teoría sobre la naturaleza de la materia oscura que establece que la mayor parte de ella son agujeros negros primordiales, que tendrían una masa igual a varias decenas de soles, y que se habrían formado en el nacimiento del Universo.Según José M. Diego, investigador del IFCA, y líder de un artículo teórico que acompaña a la publicación de Nature, “si la materia oscura estuviese compuesta por agujeros negros similares a los que está detectando LIGO, la señal observada de Ícaro hubiera sido muy distinta con lo cual podemos descartar este tipo de candidatos”. Por su parte, Tom Broadhurst, de la UPV, añade: “Este tipo de estudios permitirá en el futuro acotar otros modelos de materia oscura, como por ejemplo los modelos que postulan partículas de materia oscura súperligeras y con efectos cuánticos“.

El descubrimiento de Ícaro gracias al efecto de lente gravitacional ha dado pie a una nueva forma de mirar al universo por parte de los astrónomos, que pronto buscarán más eventos parecidos cuando el James Webb Space Telescope (JWST), el telescopio de la agencias espaciales de Europa (ESA), Estados Unidos (NASA) y Canadá (CSA) que sucederá a Hubble, sea lanzado en 2019. “Esto nos permitirá estudiar estrellas individuales en galaxias lejanas, o incluso planetas que existían mucho antes de que se formara la Tierra“, concluye Pérez González.En este estudio también han participado investigadores de la Universidad de Carolina del Sur (EE UU), que lideran otro artículo sobre la lente gravitacional galáctica en el mismo número de Nature Astronomy.

Créditos:sinc

El polvo desvanece la presencia alienígena en la estrella de Tabby.

Ilustración de un anillo de polvo y varios objetos similares a cometas gigantes orbitando alrededor de KIC 8462852. / NASA/JPL-Caltech
Hace meses que los astrónomos siguen de cerca el misterio de la estrella de Tabby, cuyo brillo varía esporádicamente de forma extraña. Durante un tiempo se llegó a pensar que una gran estructura extraterrestre podría estar detrás del fenómeno, pero la causa más probable son los cúmulos de polvo, según las últimas observaciones.

Un equipo de más de 100 investigadores, dirigido por la profesora Tabetha Boyajian de la Universidad Estatal de Luisiana (EE UU) está un paso más cerca de resolver el misterio de KIC 8462852, considerada ‘la estrella más misteriosa del universo’ y bautizada como estrella de Tabby.Se trata de una estrella media, aproximadamente un 50 % más grande que el Sol y con una temperatura 1.000 grados superior. Sin embargo, presenta una característica especial: ha estado inexplicablemente oscureciéndose y aumentado su brillo esporádicamente como ninguna otra. Para explicar este fenómeno se han apuntado varias teorías, pero la más espectacular es la que proponía que una megaestructura alienígena podría producir esos extraños cambios en la iluminación mientras orbita alrededor de la estrella.El enigma de Tabby es tan atractivo que más de 1.700 personas han donado una cantidad superior a los 100.000 dólares a través de una campaña de micromecenazgo (crowdfunding) organizada por Boyajian para realizar observaciones de la estrella con la ayuda de la red global de telescopios del Observatorio Las Cumbres (LCO). Algunos resultados ya se presentaron en octubre, pero ahora se publican en The Astrophysical Journal Letters los datos más recientes sobre las atenuaciones en el brillo y registrados, además, en escalas de tiempo cortas (días-semanas).

El polvo es la causa más probable.

“El polvo es probablemente la razón por la cual la luz de la estrella parece atenuarse y aclararse. Los nuevos datos muestran que los distintos colores de la luz están siendo bloqueados en rangos o intensidades diferentes. Por tanto, sea lo que sea lo que pase entre nosotros y la estrella, no es opaco, como se esperaría si fuera un planeta o una megaestructura alienígena lo que se interpusiera en medio”, explica Boyajian.”Las megaestructuras no poducen las tendencias que vemos en los datos, que muestran la firma que esperaríamos para el polvo”, subraya a Sinc la profesora Tabetha Boyajian, quien valora positivamente que hayan puesto el nombre de estrella de Tabby en su honor: “Es mejor que KIC 8462852”.Los científicos la observaron de cerca a través de la red del Observatorio Las Cumbres desde marzo de 2016 hasta diciembre de 2017. Desde mayo del año pasado se han producido cuatro episodios en los que la luz de la estrella ha decaído, y los participantes en la campaña de crowdfunding los pusieron nombre: Elsie y Celeste a los dos primeros, y como antiguas ciudades perdidas a los dos últimos: Scara Brae de Escocia y Angkor de Camboya.

Brillo de KIC 8462852 entre el 6 de mayo y el 9 de octubre 2017, medido con los telescopios de la red global de telescopios del Observatorio de Las Cumbres situados en el Observatorio de Hawai (OGG) y el Observatorio del Teide (TFN). / Equipo de Tabetha Boyajian

Los autores comentan en su artículo que, de alguna manera, lo que está sucediendo con la estrella es similar a lo que les ocurrió a esas ciudades desaparecidas: “Son eventos antiguos, ya que estamos viendo cosas que sucedieron hace más de 1.000 años. Y casi con certeza están originados por algo ordinario, al menos en una escala cósmica. Y sin embargo, eso los hace más interesantes y, sobre todo, misteriosos”.Los investigadores también destacan que el método utilizado para estudiar esta estrella, con la ayuda de la ciudadanía y una avalancha de datos sobre un solo objeto, supone una nueva era para la astronomía. De hecho, los astrónomos aficionados llamados ‘planet hunters’ (cazadores de planetas) han sido los que, revisando cantidades masivas de datos de la misión Kepler de la NASA, detectaron primero el comportamiento inusual de la estrella en 2015, años después del final de esa misión, en 2013.

Y, por otro lado, las observaciones con la red de telescopios LCO han sido posibles en parte gracias a la campaña de micromecenazgo.”Si no fuera por personas con una mirada imparcial sobre nuestro universo, esta estrella inusual se habría pasado por alto”, dice Boyajian, que insiste: “Sin el apoyo ciudadano no habríamos obtenido esta gran cantidad de datos”.Sin embargo, aún no se han encontrado todas las respuestas. En este momento, los astrónomos esperan que la estrella de Tabby se despierte nuevamente y muestre atenuaciones más fuertes, del 10% o el 20%, similares a las observadas por Kepler hace más de cinco años. Si bien los datos actuales apoyan la hipótesis de que un cuerpo escondido dentro de una gran nube de polvo está causando estas atenuaciones, con futuras observaciones de unas fluctuaciones más profundas se espera poder resolver definitivamente este rompecabezas.

Créditos:sinc

 

Descubierto el cordón umbilical de una estrella en formación.

Investigadores del Centro de Astrobiología (CAB, CSIC-INTA) han liderado el equipo científico que ha hecho el descubrimiento observando el objeto HD 100546. Se trata de una estrella joven en formación, con una edad de unos 7 millones de años y una masa intermedia (el doble de la masa solar), que posee un disco protoplanetario. Pertenece a la categoría de estrellas “Herbig Ae/Be” y es uno de los pocos objetos en los que se puede estudiar un sistema planetario en pleno proceso de formación. Estudios previos sugieren la existencia de un posible planeta, HD 100546b, localizado en el disco, a unas 50 UA de la estrella (1 UA, o Unidad Astronómica, es la distancia media Tierra-Sol). Más cercano a la estrella, a unas 10 UA, podría encontrarse un segundo candidato, HD 100546c.El autor principal del presente trabajo, el investigador del CAB Ignacio Mendigutía, lideró también un estudio previo sobre HD 100456 en el que se detectó un disco adicional muy cercano a la estrella central, el cual estaba separado del disco externo por un espacio entre ellos (gap), vacío de material. En ese estudio se obtuvo una tasa de acreción estelar (el ritmo al que la masa de la estrella crece) relativamente alto pese a que el disco interno no es muy masivo. La hipótesis que entonces plantearon Mendigutía y sus colaboradores fue que el disco interno estaba siendo “alimentado” de alguna manera desde el externo, permitiendo a la estrella crecer al ritmo observado.

Imagen de luz polarizada en el óptico. Se indica la posición de la estrella central (cruz blanca, cuya luz es anulada en las observaciones), el disco externo, la posición del candidato-planeta más interno (c), casi en el borde del gap, así como el posible chorro, dentro del gap. El tamaño aproximado de la órbita de Plutón alrededor del Sol aparece indicado como referencia. (Foto: © Adaptado de Mendigutía et al. (2017))

Lo que se ha descubierto ahora es, precisamente, el “cordón umbilical” que conecta el disco interno y el externo.Las nuevas observaciones sugieren un flujo de materia, procedente del disco externo, que está proporcionando material al interno. Este chorro se extiende unas 20 UA de lado a lado. Los datos han sido obtenidos utilizando las técnicas de imagen polarimétrica diferencial y de óptica adaptativa con el instrumento SPHERE/ZIMPOL (SPHERE: Spectro Polarimetric High-contrast Exoplanet REsearch; ZIMPOL: Zurich Imaging PoLarimeter), instalado en el VLT (Very Large Telescope) de la ESO, en Chile.La relevancia de este hallazgo radica en que es la primera vez que se detecta un chorro de tan reducido tamaño y que, además, no guarda relación con la presencia de estrellas compañeras. Las escasísimas detecciones de este tipo de flujos de materia en estudios anteriores presentan tamaños mayores (del orden de 100 UA) y se observan principalmente en estrellas binarias o múltiples (HD 100546 no tiene estrellas compañeras), cuyas interacciones provocarían la aparición de los chorros.

Aunque en el presente trabajo no se ha podido confirmar la presencia de los dos protoplanetas propuestos alrededor de HD 100546, los nuevos resultados sí permiten establecer un límite máximo a la tasa de formación del segundo de ellos (HD 100456c), de modo que, o se ha formado ya, o lo hace de una forma tan lenta que impide su detección. Además, los nuevos datos sugieren que podría haber uno o más planetas aún por detectar a lo largo del chorro, que se sumarían a HD 100456b y c. Como indica Nuria Huélamo, investigadora del CAB y coautora de la investigación, una posible explicación a la existencia de este flujo de material en HD 100546 sería la presencia de planetas adicionales. “Estos planetas podrían provocar la transferencia de material en forma de chorros, desde el disco externo hacia el interno, a través del gap”, asegura.Para concluir, señala Mendigutía, “la simetría observada en el chorro recuerda a las barras centrales en algunas galaxias espirales, por lo que de confirmarse su presencia en HD 100546 sería interesante estudiar la posible analogía con estas estructuras de escala millones de veces mayor”.

Créditos:ncyt

La mejor imagen de la superficie y la atmósfera de una estrella.

Utilizando el interferómetro del VLT (VLTI, Very Large Telescope Interferometer) de ESO, un equipo de astrónomos ha construido esta impresionante imagen de la estrella supergigante roja Antares. Sin contar al Sol, se trata de la imagen más detallada de este objeto, o de cualquier estrella, jamás obtenida.Crédito:ESO/K. Ohnaka

Primer mapa del movimiento del material de una estrella que no es el Sol.

A simple vista, la famosa y brillante estrella Antares refulge en fuertes tonos rojo en el corazón de la constelación de Escorpio (el escorpión). Es una enorme estrella supergigante roja, relativamente fría y en las últimas etapas de su vida, camino de convertirse en una supernova [1].Ahora, un equipo de astrónomos, dirigido por Keiichi Ohnaka, de la Universidad Católica del Norte (Chile), ha utilizado el VLTI (el interferómetro del VLT, Very Large Telescope de ESO), instalado en el Observatorio Paranal, en Chile, para mapear la superficie de Antares y medir los movimientos del material superficial. Es (sin contar a nuestro Sol) la mejor imagen de la superficie y la atmósfera de una estrella que se haya obtenido hasta ahora.El VLTI es una instalación única que puede combinar la luz de hasta cuatro telescopios, ya sean las Unidades de Telescopio de 8,2 metros o los Telescopios Auxiliares, más pequeños, para crear un telescopio virtual, equivalente a un solo espejo de hasta 200 metros. Esto permite resolver detalles finos más allá de lo que puede verse con un único telescopio.

Esta ilustración muestra a la estrella supergigante roja Antares en la constelación de Escorpio. Utilizando el interferómetro del VLT (VLTI, Very Large Telescope Interferometer) de ESO, un equipo de astrónomos ha construido la imagen más detallada de una estrella obtenida hasta la fecha. Utilizando los mismos datos, también han realizado el primer mapa de las velocidades del material en la atmósfera de una estrella que no es el Sol.Crédito:ESO/M. Kornmesser

“Durante la última mitad del siglo, ha sido complicado saber cómo pierden su masa de una forma tan rápida estrellas que, como Antares, están en la fase final de su evolución”, afirmó Keiichi Ohnaka, quien también es el autor principal del artículo. “El VLTI es la única instalación que podía permitirnos medir directamente los movimientos del gas en la atmósfera de Antares, un paso crucial para aclarar este problema. El próximo desafío es identificar qué es lo que está impulsando los movimientos turbulentos”.Con los nuevos resultados, el equipo ha creado el primer mapa de dos dimensiones de la velocidad de la atmósfera de una estrella que no es el Sol. Lo hicieron utilizando el VLTI con tres de los Telescopios Auxiliares y un instrumento llamado AMBER para hacer imágenes individuales de la superficie de Antares sobre un rango pequeño de longitudes de onda infrarrojas.

Utilizando el interferómetro del VLT (VLTI, Very Large Telescope Interferometer) de ESO, un equipo de astrónomos ha construido este impresionante mapa del movimiento del material en la superficie de la estrella supergigante roja Antares. Sin contar al Sol, es la primera vez que se hace un mapa de velocidad de este tipo de una estrella. En rojo, las regiones del material que se está alejando de nosotros y, en azul, las áreas en las que el material se está acercando. La región vacía alrededor de la estrella no es una función real, pero muestra las zonas donde no fue posible medir la velocidad.Crédito:ESO/K. Ohnaka

Luego, el equipo utilizó estos datos para calcular la diferencia entre la velocidad de los gases atmosféricos en diferentes posiciones en la estrella y la velocidad media de toda la estrella [2]. Esto dio lugar a un mapa de la velocidad relativa de los gases atmosféricos a través de todo el disco de Antares: el primero jamás creado para una estrella que no fuera el Sol.Los astrónomos detectaron gas turbulento y de baja densidad mucho más alejado de la estrella que lo predicho y concluyeron que el movimiento no podría ser resultado de la convección [3], la cual transfiere radiación desde el núcleo hacia la atmósfera exterior de muchas estrellas. Entienden que, para explicar estos movimientos en la atmósfera extendida de supergiantes rojas como Antares, sería necesario un proceso nuevo y actualmente desconocido.“En el futuro, esta técnica de observación se puede aplicar a diferentes tipos de estrellas para estudiar sus superficies y atmósferas con un detalle sin precedentes. Hasta ahora, esto se había limitado solo al Sol”, concluye Ohnaka. “Nuestro trabajo lleva a la astrofísica estelar a una nueva dimensión y abre una ventana completamente nueva para observar estrellas”.

Este mapa muestra la destacada constelación de Escorpio (el escorpión). En el corazón de esta llamativa agrupación de estrellas se encuentra la brillante estrella supergigante roja Antares.Crédito:ESO, IAU and Sky & Telescope

Notas:

[1] Antares es considerada por los astrónomos como una supergigante roja típica. Estas grandes estrellas moribundas se forman con entre nueve y 40 veces la masa del Sol. Cuando una estrella se convierte en una supergigante roja, su atmósfera se extiende hacia fuera, haciéndose grande y luminosa, pero de baja densidad. Antares tiene ahora una masa de 12 veces la del Sol y un diámetro aproximadamente 700 veces más grande que el del Sol. Se cree que se inició con una masa de unas 15 veces la del Sol y ha expulsado tres-masas solares de material durante su vida.

[2] La velocidad del material que se acerca o se aleja de la Tierra se puede medir por el efecto Doppler, que desplaza las líneas espectrales bien hacia el extremo rojo o bien hacia el extremo azul del espectro, dependiendo de si el material de emisión o absorción de luz se aleja o se acerca al observador.

[3] La convección es el proceso mediante el cual el material frío se mueve hacia abajo y material caliente se mueve hacia arriba en un patrón circular. En la Tierra, el proceso ocurre en las corrientes de la atmósfera y del océano, pero también desplaza el gas en el interior de las estrellas.

Créditos:eso

 

Impactante: Betelgeuse captada por ALMA

Esta burbuja naranja es la cercana estrella Betelgeuse vista por ALMA (Atacama Large Millimeter/submillimeter Array). Es la primera vez que ALMA observa la superficie de una estrella, y este primer intento ha dado como resultado la imagen de mayor resolución de Betelgeuse disponible hasta ahora.Betelgeuse es una de las estrellas más grandes conocidas en la actualidad, con un radio unas 1.400 veces más grande que el del Sol en el continuo del rango milimétrico. Situada a unos 600 años luz de distancia, en la constelación de Orión (el cazador), esta supergigante roja refulge ardiente, lo que provoca que tenga una corta esperanza de vida.

La estrella tiene tan solo unos 8 millones años, pero ya está a punto de convertirse en una supernova. Cuando esto suceda, la explosión resultante será visible desde la Tierra, incluso a plena luz del día.La estrella se ha observado en muchas otras longitudes de onda, especialmente en los espectros visible, infrarrojo y ultravioleta. Utilizando el VLT (Very Large Telescope) de ESO, los astrónomos descubrieron un vasto penacho de gas casi tan grande como nuestro Sistema Solar. Los astrónomos también han descubierto una hirviente burbuja gigantesca en la superficie de Betelgeuse. Estas características ayudan a explicar cómo la estrella está deshaciéndose en gas y polvo a enormes velocidades (eso0927, eso1121). En esta imagen, ALMA observa el gas caliente de la baja cromosfera de Betelgeuse en longitudes de onda submilimétricas, donde las temperaturas crecientes localizadas explican por qué no es simétrica. Científicamente, ALMA nos puede ayudar a comprender la atmósfera expandida de estas ardientes estrellas calientes.

Créditos:ESO

Descubierto el exoplaneta gigante más caliente conocido hasta la fecha.

A pesar de la abrumadora cantidad de planetas hallados más allá de nuestro sistema solar, KELT-9b destaca por alcanzar la temperatura más alta entre todos los conocidos hasta ahora.

Este exoplaneta gigante, cuyo descubrimiento publica hoy la revista Nature, es uno de los pocos astros descubiertos alrededor de una estrella tipo A, que oscila entre los 7.026 y los 9.726 grados centígrados. Sin embargo, la superestrella se situaría en el límite con el tipo B –aún más caliente–. Este exoplaneta se expone cada 36 horas a cantidades masivas de radiación ultravioleta y óptica, emitidas desde una estrella 2,5 veces más grande y casi dos veces más caliente que nuestro sol.La temperatura que puede llegar a alcanzar el gigante gaseoso recién descubierto ronda los 4.400 grados. Una temperatura tan elevada que podría provocar la ruptura de moléculas e incluso la evaporación de su atmósfera.Solo han sido observados seis planetas orbitando una estrella de tipo A, por lo que, según los autores, este hallazgo supone una gran oportunidad para el estudio de los astros que giran alrededor de estrellas masivas.

Créditos:SINC

Alimentando a una estrella bebé con una hamburguesa de polvo.

Esta fascinante imagen puede parecer una colección de manchas coloreadas, pero en realidad es una instantánea en alta resolución de una estrella recién nacida envuelta en polvo. A tan solo 1.300 años luz, en la nebulosa de Orión, vemos a esta joven estrella denominada HH 212. El promedio de vida de una estrella de baja masa es de alrededor de 100.000 millones de años, pero esta estrella solo tiene 40.000 años, por lo que, en términos estelares, está en plena infancia.

En los núcleos de las inmensas nubes moleculares que hay en las regiones de formación estelar está teniendo lugar una furiosa batalla: la gravedad contra la presión del gas y el polvo. Si gana la gravedad, forzará al gas y al polvo a colapsar en un denso núcleo caliente que, finalmente, se encenderá, formando una protoestrella. Todo el gas y el polvo sobrante forma un disco que gira alrededor de esta estrella bebé y, en muchos sistemas de estrellas, acaba fusionándose y formando planetas. Estos jovencísimos discos protoestelares han sido difíciles de observar debido a su tamaño relativamente pequeño, pero ahora, gracias a la gran resolución de ALMA (Atacama Large Millimeter/submillimeter Array), podemos comprender los intrincados detalles de la formación de estrellas y planetas.Un vistazo más de cerca al objeto HH 212 nos ha revelado un destacado y oscuro camino de polvo frío que atraviesa el disco, atrapado entre dos regiones más brillantes calentadas por la protoestrella. El resultado parece una “hamburguesa” cósmica. Es la primera vez los astrónomos han descubierto un camino de polvo de este tipo en las primeras fases de formación estelar, lo cual puede proporcionar pistas sobre cómo nacen los sistemas planetarios.

Crédito:ALMA (ESO/NAOJ/NRAO)/ Lee et al.

Cometas cayendo a una estrella.

El Telescopio Espacial Hubble de la NASA ha descubierto cometas precipitándose sobre la estrella HD 172555, que tiene solo 23 millones de años, poquísimos en comparación con los 5.000 millones del Sol, y que reside a unos 95 años-luz de la Tierra.Estos cometas no fueron vistos directamente alrededor de la estrella, pero su presencia se infirió con la detección de un gas que probablemente es el residuo vaporizado de sus núcleos de hielo.HD 172555 constituye el tercer sistema solar en el que se han detectado cometas condenados a caer en su estrella. Todos estos sistemas son jóvenes, de menos de 40 millones de años.La presencia de estos cometas en proceso de caer a su sol proporciona pruebas circunstanciales de la “agitación gravitatoria” provocada por un planeta con una masa del orden de la de Júpiter aún no avistado. Los cometas, desviados por la gravedad de ese planeta, resultan catapultados hacia la estrella. Esto último delata la presencia del planeta aunque todavía no se le haya avistado. Los casos como este, de enjambres de cometas precipitándose en su estrella y previsiblemente en planetas a cuyas órbitas se acerquen, proporcionan asimismo información con la que se pueden hacer deducciones más fiables sobre la actividad pasada y actual de los cometas de nuestro propio sistema solar. Estos episodios de caída de cuantiosos cometas son un mecanismo por el cual estos pueden hacer una aportación importante de agua a los mundos en los que caen. Este mecanismo pudo dotar de agua suficiente a la Tierra hace varios miles de millones de años; y también a Venus y Marte aunque en ambos no se ha conservado como en la Tierra.

La ilustración muestra varios exocometas (cometas de fuera de nuestro sistema solar) avanzando por un enorme disco protoplanetario de gas y polvo, rumbo a la joven estrella central. Estos cometas “kamikaze” acabarán cayendo sobre ella y vaporizándose. Algunos otros caerán en un planeta y dotarán su superficie de importantes cantidades de agua. (Foto: NASA, ESA, y A. Feild y G. Bacon (STScI))

Los astrónomos han detectado caídas similares en nuestro propio sistema planetario. No son raros los cometas que rozan el Sol periódicamente, hasta que esta clase de órbita tan arriesgada acaba por propiciar su colisión y su destrucción.Las caídas de cometas, tanto en esos tres sistemas solares como en el nuestro actual aunque en este sea en menor medida, hace suponer que tal actividad podría ser común en sistemas estelares jóvenes, tal como razona Carol Grady, coautora del estudio y científica del Centro Goddard de Vuelos Espaciales de la NASA en Greenbelt, Maryland, Estados Unidos. El pico máximo de esta actividad corresponde a los años “adolescentes” de una estrella. Observar estos eventos nos aporta datos sobre lo que probablemente pasó en los primeros tiempos de nuestro sistema solar, cuando había un intenso bombardeo de cometas contra los astros del sector más próximo al Sol, en el que se incluye la Tierra. De hecho, este tipo de cometas podría haber posibilitado la vida en nuestro mundo y en otros, ya que transportan agua y otros elementos esenciales para ella.

Créditos:NCYT

Posibles primeras señales en el espacio vacío de una extraña propiedad cuántica.

Observaciones de una estrella de neutrones, llevadas a cabo con el VLT, podrían confirmar una predicción de hace 80 años sobre el vacío.

Esta ilustración muestra cómo la luz proveniente de la superficie de una estrella de neutrones muy magnética (izquierda) se convierte en polarizada linealmente a medida que viaja por el vacío del espacio cercano a la Estrella, en su camino hacia el observador situado en la Tierra (derecha). La polarización de la luz observada en el campo magnético extremadamente fuerte sugiere que el espacio vacío alrededor de la estrella de neutrones está sujeto a un efecto cuántico conocido como birrefringencia de vacío, una predicción de la electrodinámica cuántica. Este efecto fue predicho en la década de 1930, pero no se había observado antes.Las direcciones magnéticas y las del campo eléctrico se muestran con las líneas rojas y azules. Las simulaciones realizadas por Roberto Taverna (Universidad de Padua, Italia) y Denis González Caniulef (UCL/MSSL, Reino Unido) muestran cómo estas se alinean a lo largo de una dirección preferida a medida que la luz pasa a través de la región que rodea a la estrella de neutrones.Crédito:ESO/L. Calçada

Utilizando el VLT (Very Large Telescope) de ESO, un equipo de astrónomos, que ha estudiado la luz emitida por una estrella de neutrones extraordinariamente densa y fuertemente magnetizada, puede haber encontrado los primeros indicios observacionales de un extraño efecto cuántico predicho por primera vez en la década de 1930. La polarización de la luz observada sugiere que el espacio vacío que hay alrededor de la estrella de neutrones está sujeta a un efecto cuántico conocido como birrefringencia de vacío.Un equipo dirigido por Roberto Mignani, de INAF Milán (Italia) y de la Universidad de Zielona Gora (Polonia), utilizó el VLT (Very Large Telescope) de ESO, instalado en el Observatorio Paranal (Chile), para observar la estrella de neutrones RX J1856.5-3754, a unos 400 años luz de la Tierra [1].A pesar de estar entre las estrellas de neutrones más cercanas, su extrema oscuridad hizo que los astrónomos sólo pudieran observarla en luz visible utilizando el instrumento FORS2, instalado en el VLT, en los límites de la tecnología de telescopios actual.Las estrellas de neutrones son los densos núcleos remanentes de estrellas masivas (al menos 10 veces más masivas que nuestro Sol) que han estallado como supernovas al final de sus vidas. También tienen campos magnéticos muy extremos, miles de millones de veces más fuertes que los del Sol, que impregnan su superficie exterior y sus alrededores.

1de27a9f5

Esta amplia imagen de campo muestra el cielo alrededor de la muy tenue estrella de neutrones RX J1856.5-3754 en la constelación meridional de Corona Australis. Esta parte del cielo también contiene interesantes regiones de nebulosidad oscura y brillante que rodean la estrella variable R Coronae Australis (arriba a la izquierda), así como el cúmulo de estrellas globulares NGC 6723. La estrella de neutrones en sí es demasiado débil para ser vista aquí, Muy cerca del centro de la imagen.Crédito:ESO / Digital Sky Survey 2Reconocimiento: Davide De Martin

Estos campos son tan fuertes que incluso afectan a las propiedades del espacio vacío que hay alrededor de la estrella. Se cree que, normalmente, el vacío está completamente vacío, y que la luz puede viajar a través de él sin sufrir ningún cambio. Pero en la electrodinámica cuántica (QED, por sus siglas en inglés), la teoría cuántica que describe la interacción entre fotones de luz y partículas cargadas, como electrones, el espacio está lleno de partículas virtuales que aparecen y desaparecen todo el tiempo. Los campos magnéticos muy fuertes puede modificar este espacio, lo que afecta a la polarización de la luz que pasa a través de él.Mignani, explica: “De acuerdo con la QED, un vacío altamente magnetizado se comporta como un prisma lo hace con la propagación de la luz, un efecto conocido como birrefringencia de vacío“.Sin embargo, hasta ahora, de entre las muchas predicciones de la QED, la birrefringencia de vacío carecía de una demostración experimental directa. Los intentos de detectarla en el laboratorio no han tenido éxito en los años 80 desde que se predijo en un artículo por Werner Heisenberg (conocido por formular el principio de incertidumbre) y Hans Heinrich Euler.

2add5b47f

Foto de color compuesto del campo del cielo alrededor de la estrella de neutrones solitaria RX J1856.5-3754 y la nebulosa en forma de cono relacionada. Se basa en una serie de exposiciones obtenidas con el instrumento FORS2 multimodo en VLT KUEYEN a través de tres filtros ópticos diferentes. El rastro de un asteroide se ve en el campo con los colores intermitentes azules, verdes y rojos. RX J1856.5-3754 está exactamente en el centro de la imagen.Crédito:ESO

Este efecto puede detectarse solamente en presencia de campos magnéticos enormemente fuertes, como los que hay alrededor de estrellas de neutrones. Esto demuestra, una vez más, que las estrellas de neutrones son laboratorios de un gran valor para el estudio de las leyes fundamentales de la naturaleza“, afirma Roberto Turolla (Universidad de Padua, Italia).Tras un cuidadoso análisis de los datos del VLT, Mignani y su equipo detectaron polarización lineal (en un grado significativo de alrededor del 16%) debida probablemente, según los investigadores, al efecto impulsor de birrefringencia de vacío en el área de espacio vacío que rodea  a RX J1856.5-3754 [2].Vincenzo Testa (INAF, Roma, Italia), comenta: “Es el objeto más débil en el que se ha medido nunca la polarización. Requiere uno de los telescopios más grandes y más eficientes del mundo, el VLT, y técnicas precisas de análisis de datos para mejorar la señal de una estrella tan débil“.

“La alta polarización lineal que medimos con el VLT no puede explicarse fácilmente con nuestros modelos, a menos que incluyamos los efectos de birrefringencia de vacío predichos por QED”, agrega Mignani.

“Este estudio del VLT es el primer apoyo observacional para las predicciones de este tipo de efectos QED que emanan de un campo magnético extremadamente fuerte”, comenta Silvia Zane (UCL/MSSL, Reino Unido).

Mignani está emocionado ante las mejoras en este área de estudio que podrían dares gracias a los telescopios más avanzados: “Las mediciones de la polarización con la próxima generación de telescopios como el E-ELT (European Extremely Large Telescope)de ESO, pueden jugar un papel crucial a la hora de poner a prueba las predicciones de los de efectos de birrefringencia de vacío de la QED alrededor muchas más estrellas de neutrones“.

“Esta medición, realizada por primera vez ahora en luz visible, también allana el camino para que puedan llevarse a cabo mediciones similares en longitudes de onda de rayos X”, añade Kinwah Wu (UCL/MSSL, Reino Unido).

Notas

[1] Este objeto forma parte del grupo de estrellas de neutrones conocidas como Las siete magníficas. Son estrellas de neutrones aisladas (INS, isolated neutron stars), que no tienen compañeras estelares, no emiten ondas de radio (como los púlsares) y no están rodeados por material de la supernova progenitora.

[2] Hay otros procesos que pueden polarizar la luz de las estrellas mientras viaja a través del espacio. El equipo revisó cuidadosamente otras posibilidades — por ejemplo, la polarización por dispersión provocada por granos de polvo—, pero parece poco probable que produzcan la señal de polarización observada.

Créditos:eso

Documentos centenarios ayudan a confirmar el radio del Sol.

 

El Sol es nuestra estrella más cercana y mejor observada. Su evolución y comportamiento ha despertado desde siempre el interés de los astrofísicos y geofísicos. En este contexto, valorizar y dar a conocer las observaciones realizadas por los científicos (desconocidos muchos de ellos) a lo largo de la historia es uno de los objetivos del grupo de investigación AIRE de la Universidad de Extremadura (España).El equipo ha descubierto una fuente muy valiosa de datos astrométricos, recogidos desde 1773 hasta 2006, en el Real Instituto y Observatorio de la Armada (ROA) en San Fernando, Cádiz, y publica sus resultados ahora en la revista Solar Physics.

b6008be80

Real Instituto y Observatorio de la Armada (ROA) en San Fernando, Cádiz.

“Vimos que las anotaciones manuscritas contenidas en sus archivos nos ayudarían a reconstruir la evolución del sol en los últimos 250 años, especialmente en relación a su tamaño”, explica el físico de la Universidad de Extremadura (UEx) José Manuel Vaquero, coautor del trabajo.A partir de las antiguas observaciones y anotaciones diarias en astronomía, los autores han confirmado la constancia del diámetro solar en los últimos dos siglos y medio, apoyando la teoría estándar de física solar, según la cual el tamaño del sol varía pero a escalas de tiempo muy superiores. En concreto, han calculado un valor medio del semidiámetro solar de 958,87’’ ± 1,77’’.El equipo de historiadores del sol no ha hallado relación entre el número de manchas solares y el radio solar, de acuerdo con las medidas tomadas en el ROA. Estas mediciones han sido realizadas desde la misma institución mediante diversos instrumentos y telescopios, como el cuadrante mural de por Bird, el telescopio meridiano de Jones, el círculo meridiano de Troughton y Simms y el astrolabio Danjon.

005f20495

Cuaderno de anotaciones manuscritas sobre el Sol.

(Foto: Archivo Real Instituto y Observatorio de la Armada (ROA))

Los científicos del Observatorio observaban el Sol y su altura a su paso por el meridiano, cuando alcanza su máxima altura en la esfera celeste a medio día. Estos datos en el siglo XIX eran muy útiles para el control y exactitud de los relojes y la hora. “La minuciosa información anotada durante más de dos siglos nos han permitido realizar las correcciones de errores y calcular el tamaño de   nuestra estrella a partir de las medidas del tiempo que tardaba el Sol en cruzar el meridiano”, apunta Vaquero.“Este tipo de trabajo nos hace ver que la ciencia es una labor acumulativa. Además, a diferencia de otras ciencias experimentales, en numerosas áreas de estudio de la climatología y gran parte de la astrofísica, en las que no es posible realizar experimentos, los registros  llevados a cabo en el pasado aportan información muy valiosa porque esas circunstancias de ese momento no se pueden repetir”, aclara el investigador.La finalidad última de estas investigaciones es “reconocer y homenajear la labor de estos científicos españoles, anónimos y constantes en su trabajo”. Por ello, los investigadores reclaman más medios y apoyo para recuperar y proteger este legado, y dar a conocer a la sociedad este patrimonio científico e histórico de valor incalculable.

Créditos:ncyt

alien-sixth-sense
los anuncios que ves en nuestra pagina, nos ayuda a sostener este sitio y que sigamos compartiendo mas allá de la Tierra, regálanos un click en estos anuncios y si te place el producto apoyanos. Por cierto te tenemos una pagina de tecnología e informática  lo mas nuevo visitala: InformaticaExperience




Impresionante ovni del tipo cigarro captado en vídeo HD: