Proyecto Darpa aviones del futuro 2020

 

 

Este avión, ya en desarrollo, reemplazará  alas y motores un Tecnam de cuatro plazas con una serie de nuevas hélices-con el objetivo de producir una, vuelo eficiente y libre de emisiones con motor eléctrico. Un diseño de ala-cuerpo híbrido que se parece a un pez volador podría ser el avión del futuro, con motores turbofan en la parte posterior protegido por dos colas verticales para proteger a las personas en el suelo del ruido del motor. La agencia espera desarrollar eficientes las nuevas tecnologías de ahorro de energía, que pueden ser adoptadas por los fabricantes de aviones comerciales. La NASA dice que si la financiación llega a través de los nuevos aviones X podrían empezar a volar en 2020.

Mientras tanto, DARPA está trabajando en un diseño para un X-avión con un ala marco apilado que tiene una serie de rotores montados en el medio. El alerón trasero montado crearía empuje vertical para el despegue y el aterrizaje, a continuación, gire a proporcionar empuje horizontal para el vuelo de crucero. Una segunda ala, más pequeña cerca de la nariz del avión funcionaría de la misma manera. DARPA dice que su X-avión podría volar tan rápido como 460 mph y podría estar en el aire en 2018. Los primeros modelos que probablemente será tripulado, DARPA dice, y podría ser utilizado para aplicaciones militares, como el reabastecimiento de los soldados en el campo o incluso proporcionar evacuación. Los aviones tripulados civiles también podría utilizar esta tecnología.




Facebook Comments

Nasa la nave espacial Juno entra a la influencia gravitacional de Jupiter

Desde su lanzamiento hace cinco años, ha habido tres fuerzas que tiene influencia gravitacional en la nave espacial Juno de la NASA, que acelera a través del sistema solar. El sol, la Tierra y Júpiter todos han sido influyentes – una trifecta gravitatoria de los tres cuerpos. A veces, la Tierra era lo suficientemente cerca para ser la favorita. Más recientemente, el sol ha tenido la mayor influencia cuando se trata de la trayectoria de Juno. Hoy en día, puede informarse de que Júpiter se encuentra ahora conduciendo con su influencia gravitacional a la nave Juno.




“Hoy en día la influencia gravitatoria de Júpiter es la principal aun más que el sol” dijo Rick Nybakken, director del proyecto Juno en el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en Pasadena, California. “A partir de mañana, y para el resto de la misión, proyectamos la gravedad de Júpiter dominará ya que los efectos de trayectoria por otros cuerpos celestes se reducen a los papeles insignificantes.”

Juno fue lanzada el 5 de agosto de 2011. El 4 de julio de este año, se llevará a cabo una maniobra de inserción en órbita de Júpiter – a 35 minutos de grabación de su motor principal, que impartirá un cambio medio en la velocidad de 1.212 millas por hora (542 metros por segundo) en la nave espacial. Una vez en órbita, la nave espacial dará la vuelta al mundo de Júpiter 37 veces, rozando a plazo de 3,100 millas (5,000 kilómetros) por encima de las nubes más altas del planeta. Durante los sobrevuelos, Juno investigar más allá de la cubierta de oscurecimiento nubes de Júpiter y estudiar sus auroras para aprender más acerca del planeta orígenes, estructura, atmósfera y magnetosfera.

El nombre de Juno proviene de la mitología griega y romana. El mítico dios Júpiter dibujó un velo de nubes alrededor de sí mismo para ocultar su mal, y su esposa – la diosa Juno – era capaz de mirar a través de las nubes y revelar la verdadera naturaleza de Júpiter.

El Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en Pasadena, California, dirige la misión Juno para el investigador principal, Scott Bolton, del Southwest Research Institute en San Antonio. Juno es parte del programa New Frontiers de la NASA, que se gestiona en el Centro de Vuelo Espacial Marshall de la NASA en Huntsville, Alabama, para el Directorio de Misiones Científicas de la NASA. Lockheed Martin Space Systems, de Denver, construyó la nave espacial. El Instituto de Tecnología de California en Pasadena dirige el JPL para la NASA.




Para obtener más información sobre Juno visitar estos sitios:

http://www.nasa.gov/juno

http://missionjuno.swri.edu
Contacto con los medios de noticias

DC Agle
Jet Propulsion Laboratory en Pasadena, California.
818-393-9011
agle@jpl.nasa.gov

Facebook Comments

Dunas heladas en Marte descongelandose

 

 

Las dunas de arena cubren gran parte de este terreno que vemos arriba de este artículo, que tiene grandes rocas se extiende sobre áreas planas entre las dunas. Es finales del invierno en el hemisferio sur de Marte, y estas dunas les acaba de entrar la luz solar suficiente para iniciar la descongelación de su cubierta estacional de dióxido de carbono. Spots forman donde el gas dióxido de carbono presurizado escapa a la superficie.

Esta imagen fue tomada el 27 de marzo de 2016, a las 15:31 hora local de Marte por el Experimento Científico de Imágenes de Alta Resolución cámara (HiRISE) el Orbitador de Reconocimiento de Marte de la NASA. La Universidad de Arizona, Tucson, opera HiRISE, que fue construida por Ball Aerospace & Technologies Corp., Boulder, Jet Propulsion Laboratory Colo., De la NASA, una división del Instituto de Tecnología de California en Pasadena, dirige la Mars Reconnaissance Orbiter Proyecto de Ciencia de la NASA Directorio de Misiones, Washington.

Crédito de la imagen: NASA / JPL / Universidad de Arizona
Leyenda: Alfred McEwen

Facebook Comments

Un cometa con ingredientes para la vida.

Se han descubierto ingredientes considerados clave para el origen de la vida terrestre en el cometa que la nave Rosetta de la ESA lleva casi dos años estudiando.Entre estos componentes está la glicina, un aminoácido que suele encontrarse en las proteínas, y fósforo, un elemento fundamental del ADN y las membranas celulares. Los científicos llevan mucho tiempo debatiendo la posibilidad de que el agua y las moléculas orgánicas, esenciales para que surgiese la vida, llegaran a la Tierra por medio de asteroides y cometas cuando esta aún se estaba enfriando tras su formación. Aunque se sabe que ciertos cometas y asteroides contienen agua en una composición similar a la de nuestros océanos, Rosetta detectó una diferencia básica en este cometa, reavivando el debate sobre su papel en el origen del agua terrestre. Los nuevos resultados revelan que los cometas contaban con potencial de aportar los ingredientes clave para el nacimiento de vida tal y como la conocemos.

15495490861_3259bbd95e_b

 

Los aminoácidos son compuestos orgánicos de gran importancia biológica que contienen carbono, oxígeno, hidrógeno y nitrógeno, y son la base de las proteínas. Las muestras que la misión Stardust de la NASA trajo del cometa Wild-2 en 2006 mostraban trazas del aminoácido más simple, la glicina. Sin embargo, una posible contaminación terrestre de las muestras de polvo dificultaba enormemente el análisis. Ahora, Rosetta ha detectado glicina de forma directa y repetidamente en la difusa atmósfera o “coma” de este cometa. “Esta es la primera vez que detectamos glicina de forma inequívoca en un cometa —reconoce Kathrin Altwegg, principal investigadora del instrumento encargado de las mediciones, ROSINA, y autora principal del artículo publicado hoy en Science Advances—. También fuimos capaces de ver otras moléculas orgánicas que podrían ser predecesoras de la glicina, indicando las posibles vías por las que se habría formado”. Las mediciones se realizaron antes de que, en agosto de 2015, el cometa alcanzase el punto de menor distancia al Sol, o perihelio, en su órbita de seis años y medio.

rosetta_s_comet_contains_ingredients_for_life

 

La primera detección se remonta a octubre de 2014, cuando Rosetta se encontraba a tan solo 10 km del cometa. La siguiente tuvo lugar en marzo de 2015, con la sonda situada a 30-15 km del cometa. También se detectó glicina en otras ocasiones, asociadas a explosiones procedentes del cometa en el mes de su perihelio, cuando Rosetta se hallaba a más de 200 km del núcleo, pero rodeada de una gran cantidad de polvo. “Vemos una fuerte relación entre la glicina y el polvo, lo que sugiere que probablemente se desprendiera, quizá junto a otros componentes volátiles, de las capas heladas de polvo al calentarse en la coma”, explica Kathrin. La glicina solo se evapora cuando alcanza temperaturas cercanas a los 150 °C, por lo que la cantidad que suele desprenderse de la superficie o capas inferiores del cometa es mínima, debido a las bajas temperaturas. Por este motivo, además, Rosetta no siempre la detecta.

14999812157_dbac4557dc_o

 

Kathrin concluye: “La glicina es el único aminoácido conocido capaz de formarse sin agua líquida, y el hecho de que hayamos detectado moléculas precursoras y polvo sugiere que se formó dentro de granos helados de polvo interestelar o por la radiación ultravioleta del hielo, antes de combinarse y quedar conservada en el cometa durante miles de millones de años”. Además, Rosetta hizo otro importante descubrimiento, también descrito en el documento: fósforo, un elemento clave en todos los organismos vivos conocidos.

 

Por ejemplo, lo encontramos en la estructura del ADN, en las membranas celulares y transportando energía química dentro de las células para su metabolismo. Hervé Cottin, coautor del artículo, admite: “Aún tenemos muchas dudas acerca de los procesos químicos en las primeras etapas de formación de nuestro planeta. Desconocemos qué sucedió entre la llegada de estos ingredientes debido al impacto de cometas y el surgimiento de la vida”.

 

“Pero lo más importante es que los cometas no han cambiado gran cosa en los últimos 4.500 años, por lo que nos permiten estudiar algunos de los probables ingredientes de la sopa prebiótica que acabó dando origen a la vida en la tierra”. Matt Taylor, científico del proyecto Rosetta de la ESA, añade: “La multitud de moléculas orgánicas ya identificadas por Rosetta, junto con esta nueva confirmación de ingredientes fundamentales como la glicina y el fósforo, corroboran nuestra teoría de que los cometas tienen el potencial de aportar moléculas clave para la química prebiótica”. “Demostrar que los cometas son depósitos de material primitivo del Sistema Solar y que podrían haber transportado esos ingredientes vitales a la Tierra es uno de los objetivos clave de la misión Rosetta, así que nos alegramos mucho de este resultado”.

Vía:ESA

Facebook Comments

Las columnas de Marte:¿Un fenómeno meteorológico?

Las misteriosas nubes altas que en ocasiones han surgido repentinamente en la atmósfera de Marte podrían estar relacionadas con la meteorología espacial, según los científicos de Mars Express.En 2012, un grupo de astrónomos aficionados fueron los primeros en advertir la presencia de un extraño penacho de nubes  despuntando por encima de la superficie de Marte a unos 250 km de altitud. El fenómeno se desarrolló en menos de diez horas, abarcando un área de 1.000 x 500 km, y permaneció visible durante unos diez días. Su explicación plantea problemas debido a su extrema altitud, muy superior al nivel de la atmósfera en que se cree que pueden formarse las típicas nubes heladas de dióxido de carbono y agua.De hecho, su altitud corresponde a la ionosfera, donde la atmósfera interactúa directamente con el viento solar formado por partículas atómicas cargadas eléctricamente. Se ha especulado sobre las causas: circunstancias atmosféricas excepcionales, emisiones aurorales, asociaciones con anomalías locales en la corteza o el impacto de un meteoro. Sin embargo, hasta ahora no ha sido posible identificar su origen.Lamentablemente, la nave que orbitaba Marte no estaba en la posición adecuada para ver la columna formada en 2012, pero los científicos ahora han estudiado las mediciones de plasma y viento solar recopiladas por Mars Express en aquel momento.Así, han detectado cómo una gran “eyección de masa coronal” (CME) del Sol impactaba en la atmósfera marciana en el lugar preciso y en el momento justo.

 

“Al observar el plasma hemos descubierto un fenómeno meteorológico de magnitud suficiente como para afectar a Marte y que aumentase la cantidad de plasma desprendido de la atmósfera del planeta —afirma David Andrews, del Instituto Sueco de Física Espacial y principal autor del informe sobre los resultados de Mars Express—. Sin embargo, no hemos podido detectar signo alguno en la ionosfera que nos permita confirmar de manera irrefutable el origen de esta columna”.“Uno de los problemas es que el fenómeno se vio durante el paso del día a la noche en una región conocida por los fuertes campos magnéticos de la corteza, donde sabemos que la ionosfera sufre fuertes perturbaciones, por lo que buscar señales adicionales resulta complicado”.Para ir más allá, los científicos han tratado de localizar aquellos momentos en que estos dos fenómenos relativamente infrecuentes —el impacto de una eyección rápida y de gran envergadura en Marte, y una nube o columna— se hayan producido mismo tiempo.También han rastreado los archivos en busca de fenómenos similares, pero son muy aislados.Por ejemplo, el telescopio espacial Hubble observó una nube similar en mayo de 1997 y, al mismo tiempo, se registró el impacto de una eyección de masa coronal sobre la tierra.Aunque esa eyección fue muy estudiada, carecemos de información procedente de las sondas que orbitan Marte como para juzgar el alcance de su impacto en el Planeta Rojo.

mars_mystery_plume_node_full_image_2

 

También se han detectado varias eyecciones en Marte sin que se les haya podido asociar la formación de nubes, aunque los cambios en la distancia y la visibilidad de Marte desde la Tierra hacen difícil obtener imágenes desde nuestro planeta en cualquier momento.“Aún no estamos seguros sobre los fenómenos físicos implicados, pero dada la altitud de la columna, creemos que las interacciones de plasma han de ser importantes”, sostiene David. “Es posible que una eyección de masa coronal a gran velocidad provoque una fuerte perturbación en la ionosfera, lo que hará que las partículas de polvo y hielo situadas a gran altitud en la alta atmósfera se desplacen empujadas por el plasma ionosférico y los campos magnéticos, ascendiendo a altitudes aún mayores debido a su carga eléctrica”.

 

“Esto podría provocar un efecto de columna lo bastante significativo como para detectarlo desde la Tierra”. Dmitri Titov, científico del proyecto Mars Express, añade: “Aunque las causas pueden ser diversas, si estas columnas realmente se deben a perturbaciones en el clima espacial, tendríamos nuevas pistas para comprender la forma en que Marte fue perdiendo gran parte de su atmósfera, pasando de ser un planeta cálido y húmedo al mundo frío, seco y polvoriento que es en la actualidad”. “Esta columna también pone de manifiesto el potencial de supervisión continua que ofrece el Planeta Rojo, tanto desde satélites en órbita como desde observatorios terrestres. Concretamente, ahora vamos a utilizar la cámara web de Mars Express para obtener una mayor cobertura del planeta”.

Vía:ESA

Facebook Comments

Resuelven dos misterios geológicos de Marte.

En el cráter Gale de Marte, en concreto, en una zona denominada valle Paz, existen unas estructuras poligonales de varias decenas de metros cuyo origen intriga a los científicos. “Parecen ser antiguas, aunque de una edad difícil de precisar en el contexto de la evolución de Marte”, explica Jesús Martínez Frías, investigador del Instituto de Geociencias, centro mixto de la Universidad Complutense de Madrid y el CSIC, en España, y miembro del equipo científico del Curiosity.  En un estudio publicado en la revista Icarus, Martínez Frías y un equipo internacional de científicos barajan diferentes hipótesis sobre la formación de estas curiosas estructuras. “Forman redes que se orientan según un sistema ortogonal aunque, a veces, también se observan patrones circulares”, indica el geólogo.Se da la circunstancia de que la zona en la que se ubican los polígonos (el Gillespie Lake Member, dentro del valle Paz) fue la primera taladrada por el robot Curiosity. Los científicos han utilizado imágenes tomadas por las cámaras HiRISE y CTX de la sonda MRO (Mars Reconnaissance Orbiter) de la NASA, que entró en la órbita del planeta a finales de 2006.Analizando las fotografías, los autores se inclinan porque los polígonos se formaran por procesos de contracción termal asociados a un clima frío, en un ambiente probablemente periglaciar.

 

“Las hemos interpretado como morfologías desarrolladas en un ambiente frío, aunque húmedo, en el tránsito evolutivo entre un Marte que en sus primera etapas tenías condiciones ambientales más parecidas a las actuales de la Tierra, y el planeta más frío y seco que es en la actualidad”, destaca Martínez Frías.En la Tierra, este tipo de estructuras se asocian con distintos procesos geológicos, como el enfriamiento de lava, el escape de fluidos o factores de estabilización de los sedimentos, según el geólogo. Además, también están relacionadas con impactos meteoríticos, desecación y contracción termal en climas fríos.En cuanto a la posible presencia de agua cuando se formaron, el geólogo se muestra cauto. “A diferencia de otros hallazgos recientes que sí proporcionan evidencias importantes sobre el agua y su posible dinámica, estas estructuras constituyen nuevas claves que nos ayudan a reconstruir la evolución geológica de las condiciones de Marte, tal vez con ambientes caracterizados por lagos cubiertos de hielo”, sugiere.En el estudio también han participado el Centro de Astrobiología (Madrid), la NASA y las universidades de Nantes (Francia), Washington (EEUU), Cornell (EEUU) y Towson (EEUU).

 

Sin abandonar la geología marciana, otro trabajo publicado en la misma revista da nuevas pistas sobre una muestra de las rocas del planeta rojo. En este caso, las imágenes han sido tomadas por el robot Curiosity, de la misión MSL (Mars Science Laboratory) de la NASA.“La clasificación de los clastos es geológicamente importante porque nos ayuda a comprender y determinar las áreas de procedencia, la historia recogida en ellos sobre su transporte y el tipo de terreno”, destaca Martínez Frías, que es coautor del trabajo.Los investigadores clasificaron las rocas, procedentes del cráter Gale, en diez tipos diferentes, en función de su morfología, tamaño o distribución. La mayoría se correspondió con rocas sedimentarias.“La mayor parte de los clastos se generaron, probablemente, a través de procesos de transporte aluvial intermitente y otros, más escasos, representan ambientes fluviales que posteriormente litificaron –se compactaron y cementaron formando rocas sedimentarias– y fueron exhumados por la erosión”, afirma el científico.

Vía:NCYT

Facebook Comments

Detectan galaxia a 13.000 millones de años-luz.

Se ha detectado a una de las galaxias más antiguas y lejanas del universo. Esta galaxia, que hasta ahora era desconocida, es visible en estos momentos tal como era hace unos 13.000 millones de años, cuando surgió de ella la luz que nos llega en la actualidad.Una lente gravitatoria y un instrumento especial en el telescopio de 10 metros del Observatorio W.M. Keck, en la cima del Mauna Kea, Hawái, Estados Unidos, permitió al equipo de Kuang-Han Huang, de la Universidad de California en Davis, del mismo país, ver el objeto de luminosidad tremendamente débil.Las lentes gravitatorias son un fenómeno que predijo Einstein. Dado que la gravedad puede curvar la trayectoria de la luz, es posible que la imagen de una galaxia distante sea amplificada a través de la “lente” creada por la gravedad de otro objeto situado entre ella y el observador. En este caso, la galaxia detectada está detrás de un cúmulo galáctico que es lo bastante masivo como para crear tres imágenes diferentes del objeto. Los astrónomos han podido mostrar que estas pertenecen a la misma galaxia porque poseen un espectro delatadoramente similar.La galaxia no habría sido visible en absoluto si su luz no hubiera sido amplificada por la lente gravitatoria.Con una edad de 13.000 millones de años, la antigüedad de esta galaxia la sitúa cerca del final de la época de la reionización, durante la cual la mayor parte del gas de hidrógeno entre las galaxias pasó, en líneas generales, de ser neutro a estar ionizado, a medida que el universo se iba poblando de estrellas.

img_36124

 

La imagen de esta galaxia lejana y de brillo tenue fue dividida en tres por una lente gravitatoria. Comparando el espectro de las tres imágenes (los recuadros blancos), los astrónomos constataron que pertenecen al mismo objeto, situado a unos 13.000 millones de años-luz. (Foto: Marusa Bradac/Hubble Space Telescope/W. M. Keck Observatory)

Vía:NCYT

Facebook Comments

Vulpécula y las estrellas gigantes.

Si, como sabemos, las nuevas estrellas son el motor de nuestra Galaxia, de acuerdo con esta imagen infrarroja capturada desde Herschel, su supervivencia está garantizada durante los próximos millones de años.Situada a 8.000 años luz en la constelación de Vulpécula, la región que muestra la imagen se conoce como Vulpécula OB1. Se trata de una asociación estelar en la que se está formando un grupo de estrellas de tipo OB verdaderamente gigantes.Estas estrellas emiten una gran cantidad de radiación, ultravioleta y de otros tipos, que comprime la nube circundante, haciendo que las regiones cercanas de polvo y gas comiencen a colapsar, lo que dará lugar a nuevas estrellas. Con el tiempo, este proceso irá consumiendo parte de la nube, transformando su materia en nuevas y brillantes estrellas.Esta imagen se ha obtenido dentro del proyecto clave Hi-GAL de Herschel, cuyo objetivo es utilizar los instrumentos infrarrojos del observatorio espacial para capturar la totalidad del plano galáctico en cinco longitudes de ondas de infrarrojos distintas.Estas longitudes de onda muestran material frío, la mayoría en un rango de entre -220 y -260 ºC.

img_36122

 

Aunque inapreciables a las longitudes de onda visibles, esta vista infrarroja muestra a los astrónomos una sorprendente cantidad de estructuras en el interior de la nube.Sorprendente porque el proyecto Hi-GAL ha desvelado una maraña de filamentos que se extiende por las regiones de formación estelar de nuestra Galaxia. Parte de esta vasta red puede verse en la imagen, formando una filigrana en naranja y rojo.A longitudes de onda visibles, la asociación OB se relaciona con un cúmulo estelar catalogado como NGC 6823, descubierto por William Herschel en 1785 y que contiene entre 50 y 100 estrellas. Esta heterogénea región de formación estelar alberga también una nebulosa que emite luz visible, catalogada como NGC 6820.Las estrellas gigantes de Vulpécula OB1 son algunas de las mayores de la Galaxia. Con una masa docenas de veces mayor a la del Sol, su vida es corta desde el punto de vista astronómico, ya que se consumen muy rápido.Se calcula que pueden tener unos dos millones de años, por lo que ya se acercan a su fin. Una vez consumida su energía, colapsarán y explotarán en forma de supernovas. El impacto que esta explosión tendrá en la nube circundante provocará el nacimiento de otras estrellas, dando así comienzo a un nuevo ciclo.

 

Vía:NCYT

Facebook Comments

Meteoritos Artificiales podrian ser el espectaculo de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020

Una compañía de investigación japonesa ha desarrollado una manera de recrear artificialmente una lluvia de meteoritos utilizando satélites situados en órbita lo que parece un increíble y sorprendentemente caro espectáculo de luz para los juegos olimpicos de Tokio Japón 2020




Un tipo diferente de espectáculo de luz es probable que se aclaraba los 2020 Juegos Olímpicos de Tokio: Una lluvia de meteoritos artificiales. Al menos, eso es lo que la compañía de investigación japonés ALE Co. (también conocido como Star-ALE) está proponiendo.

Se esta desarrollando este posible espectáculo creado artificialmente de estrellas fugaces. Con esto, la compañía afirma que sería capaz de verse cientos de pequeñas bolas de fuego de colores que cairan sobre la ciudad anfitriona … que suena un poco peligroso, para ser honesto. Según el sitio de diseño industrial Core 77, se espera que la pirotecnia del siguiente nivel para ser visto desde un máximo de 100 kilómetros (62 millas) de distancia de la ciudad.




Facebook Comments

NASA: Las tormentas solares pudieron haber sido llave de la vida en la Tierra

La adolescencia de nuestro sol fue tormentosa y nueva evidencia muestra que estas tempestades pudieron haber sido sólo la clave para la siembra de la vida tal como la conocemos.

Hace unos 4 millones de años, el sol brillaba con sólo alrededor de tres cuartas partes del brillo que vemos hoy en día, pero su superficie se agitaba con erupciones gigantes expulsando enormes cantidades de material solar y la radiación hacia el espacio. Estas explosiones solares potentes pudieron haber proporcionado la energía crucial necesaria para calentar la Tierra, a pesar de desfallecimiento del sol. Las erupciones también pudieron haber proporcionado la energía necesaria para convertir moléculas simples en las moléculas complejas, tales como ARN y ADN que eran necesarios para la vida. La investigación fue publicada en la revista Nature Geoscience el 23 de mayo de 2016, por un equipo de científicos de la NASA.

La comprensión de lo que eran necesarias para la vida en nuestro planeta nos ayuda a condiciones tanto de rastrear los orígenes de la vida en la Tierra y guiar la búsqueda de vida en otros planetas. Hasta ahora, sin embargo, la evolución plenamente la cartografía de la Tierra se ha visto obstaculizada por el simple hecho de que el joven sol no era lo suficientemente luminosa para calentar la Tierra.

“En aquel entonces, la Tierra recibe sólo el 70 por ciento de la energía del sol que en la actualidad”, dijo Vladimir Airapetian, autor principal del artículo y un científico solar en el Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA en Greenbelt, Maryland. “Eso significa que la Tierra debería haber sido una bola helada. En su lugar, la evidencia geológica dice que era un globo caliente con agua líquida. A esto le llamamos el débil Young Sun Paradox. Nuestra nueva investigación demuestra que las tormentas solares podrían haber sido central para el calentamiento de la Tierra.”

Los científicos son capaces de reconstruir la historia del sol mediante la búsqueda de estrellas similares en nuestra galaxia. Mediante la colocación de estas estrellas similares al Sol con el fin de acuerdo a su edad, las estrellas aparecen como una línea de tiempo funcional de cómo evolucionó nuestro propio sol. Es a partir de este tipo de datos que los científicos saben que el sol era más débil hace 4 mil millones de años. Dichos estudios también muestran que las estrellas jóvenes con frecuencia producen potentes llamaradas gigantes – estallidos de luz y radiación – similares a las antorchas que vemos en nuestro propio sol de hoy. Tales erupciones suelen ir acompañados de enormes nubes de material solar, llamadas eyecciones de masa coronal o CME, que entran en erupción en el espacio.

La misión Kepler de la NASA encontró estrellas que se asemejan a nuestro sol sobre unos pocos millones de años después de su nacimiento. Los datos de Kepler mostraron muchos ejemplos de lo que se llama “súper–” enormes explosiones tan raras hoy en día que sólo experimentamos una vez cada 100 años más o menos.

“>Sin embargo, los datos de Kepler también muestran estos jóvenes producir hasta diez súper-al día.

 

Mientras que nuestro sol todavía produce llamaradas y CMEs, no son tan frecuentes o intensas. Lo que es más, la Tierra hoy en día tiene un fuerte campo magnético que ayuda a mantener la mayor parte de la energía de tal clima espacial llegue a la Tierra. El clima espacial puede, sin embargo, alterar significativamente una burbuja magnética alrededor de nuestro planeta, la magnetosfera, un fenómeno que se conoce como tormentas geomagnéticas que pueden afectar a las comunicaciones de radio y los satélites en el espacio. También crea auroras – más a menudo en una zona estrecha cerca de los polos, donde los campos magnéticos de la Tierra se inclinan a tocar el planeta.

Nuestra Tierra joven, sin embargo, tenía un campo magnético más débil, con una huella mucho más ancho cerca de los polos.

“Nuestros cálculos muestran que usted habría visto regularmente auroras hasta el fondo en Carolina del Sur,” dice Airapetian. “Y a medida que las partículas del clima espacial bajaron por las líneas de campo magnético, lo habrían golpeado contra las moléculas de nitrógeno abundantes en la atmósfera. Cambio de la química de la atmósfera resulta que ha hecho toda la diferencia para la vida en la Tierra.”

La atmósfera de la Tierra primitiva era también diferente de lo que es ahora: El nitrógeno molecular – es decir, dos átomos de nitrógeno unidos entre sí en una molécula – compuesto por el 90 por ciento de la atmósfera, en comparación con sólo el 78 por ciento en la actualidad. A medida que las partículas energéticas cayeron sobre estas moléculas de nitrógeno, el impacto que se dividió en átomos de nitrógeno individuales. Ellos, a su vez, chocaron con dióxido de carbono, que separa las moléculas en monóxido de carbono y oxígeno.

El nitrógeno de libre flotación y el oxígeno combinados en óxido nitroso, que es un potente gas de efecto invernadero. Cuando se trata de calentamiento de la atmósfera, el óxido nitroso es 300 veces más potente que el dióxido de carbono. cálculos de los equipos muestran que si la atmósfera primitiva albergaba menos de uno por ciento mayor cantidad de óxido nitroso como lo hizo el dióxido de carbono, sería calentar el planeta lo suficiente para que exista agua líquida.

Este flujo constante recién descubierto de partículas solares a la Tierra primitiva pudo haber hecho algo más que calentar el ambiente, sino que también puede haber proporcionado la energía necesaria para hacer que los productos químicos complejos. En un planeta dispersa de manera uniforme con moléculas simples, se necesita una gran cantidad de energía de entrada para crear los complejos moléculas tales como ARN y ADN que eventualmente sembró vida.

Mientras suficiente energía parece ser de gran importancia para un planeta cada vez más, en exceso también sería un problema – una cadena constante de las erupciones solares que producen una lluvia de radiación de partículas puede ser muy perjudicial. Tal avalancha de nubes magnéticas puede estropear la atmósfera de un planeta si la magnetosfera es demasiado débil. La comprensión de este tipo de saldos ayudar a los científicos a determinar qué tipo de estrellas y qué tipo de planetas podría ser hospitalario para la vida.

“Queremos reunir toda esta información, qué tan cerca está un planeta a la estrella, forma enérgica la estrella es, qué tan fuerte es la magnetosfera del planeta es con el fin de ayudar en la búsqueda de planetas habitables alrededor de estrellas cercanas a la nuestra y en toda la galaxia” dijo William Danchi, investigador principal del proyecto en el Centro Goddard y un co-autor del artículo. “Este trabajo incluye científicos de muchos campos – los que estudian el sol, las estrellas, los planetas, la química y la biología Trabajando juntos podemos crear una descripción robusta de lo que los primeros días de nuestro planeta parecía -. Y donde la vida podría

“>existir en otros lugares “.

 

Para obtener más información acerca de la misión Kepler, visite:

http://www.nasa.gov/kepler

Por Karen C. Fox
Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA en Greenbelt, Maryland.

Facebook Comments

alien-sixth-sense
los anuncios que ves en nuestra pagina, nos ayuda a sostener este sitio y que sigamos compartiendo mas allá de la Tierra, regálanos un click en estos anuncios y si te place el producto apoyanos. Por cierto te tenemos una pagina de tecnología e informática  lo mas nuevo visitala: InformaticaExperience




Impresionante ovni del tipo cigarro captado en vídeo HD: