Monthly Archives: September 2016

Stephen Hawking le tiene miedo al contacto con los extraterrestres

La humanidad debe tener cuidado con la búsqueda de contacto con civilizaciones extraterrestres, Stephen Hawking ha advertido una vez más.

En 2010, el astrofísico famoso dijo que los extraterrestres inteligentes pueden ser merodeadores rapaces, con itinerarios el cosmos en busca de recursos para saquear y planetas para conquistar y colonizar. Se reitera que la preocupación básica en “los lugares favoritos de Stephen Hawking”, un nuevo documental de streaming ahora en el servicio de video CuriosityStream.

“Un día, podría recibir una señal de un planeta como este”, Hawking dice en el documental, en referencia a un mundo extraño potencialmente habitable conocido como Gliese 832C. “Pero debemos tener cuidado de no replicar. Encuentro una civilización avanzada podría ser como los nativos americanos encuentro con Colón. Eso no resultó tan bien.”




Por lo que vale la pena, algunos otros astrónomos creen que la precaución de Hawking es injustificada. Cualquier civilización extraterrestre lo suficientemente avanzada como para venir a la Tierra seguramente ya saben de la existencia de los seres humanos a través de las señales de radio y televisión que la humanidad ha estado enviando al espacio desde el año 1900 más o menos, esta línea de pensamiento va.

Las reflexiones exóticas son sólo una pequeña parte de “los lugares favoritos de Stephen Hawking.” El 26 minutos documental muestra el científico que enfoca a través del cosmos en una nave espacial CGI trucado llamado el “S. S. Hawking,” hacer cinco paradas separadas.

Hawking observa el Big Bang que creó el universo, visita el agujero negro monstruo en el centro de la Vía Láctea, los viajes a 832C y visitas Gliese Saturno en el sistema solar de la Tierra. A continuación, se hace una última parada en Santa Bárbara, California, que Hawking llama “mi hogar lejos de casa.”

“En 1974, Caltech [Instituto de Tecnología de California] me ofreció un trabajo en California,” el inglés Hawking dice en el documental. “Me dejó pasar la oportunidad. En el sol con mi joven familia, que era un mundo lejos de los cielos grises de Cambridge, [Inglaterra]. He viajado por el mundo, pero nunca he encontrado en cualquier lugar como este.”

Usted puede ver una vista previa de “lugares favoritos de Stephen Hawking,” y aprender cómo suscribirse a CuriosityStream, en el sitio web del servicio de video: www.curiositystream.com.




El púlsar más lento del universo.

Imágenes en rayos X del remanente de la supernova RCW103, con el magnetar brillante en el centro. Izquierda: datos de observaciones entre 2011-2015. Derecha: datos de la erupción de 2016. / CSIC

Astrofísicos españoles e italianos han encontrado un púlsar que, como si fuera un faro, emite rayos X cada 6,4 horas, lo que le convierte en el de rotación más lenta detectado hasta ahora. Los púlsares son estrellas de neutrones que emiten radiación periódica y este es del tipo magnetar, por el potente campo magnético que hay a su alrededor, dentro de una supernova situada a 9.000 años luz de la Tierra.

Un estudio europeo liderado por investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha identificado el púlsar más lento detectado hasta el momento. Se trata de un magnetar atrapado en los remanentes de una supernova brillante (denominada RCW103), que explotó hace unos 2.000 años y se encuentra a unos 9.000 años luz de la Tierra. Los resultados del trabajo, en el que también participan instituciones italianas, han sido publicados en la revista The Astrophysical Journal Letters.Los magnetares son estrellas de neutrones que poseen campos magnéticos muy intensos, unas 1.000 veces más que los radio púlsares, cuya intensidad es, a su vez, mil billones de veces mayor que la del Sol. Nacidas de las explosiones de supernovas, las estrellas de neutrones se caracterizan por rotar a gran velocidad y tener una masa un poco mayor que la del Sol pero concentrada en un radio de unos 10 kilómetros aproximadamente.Su edad se determina a partir de la velocidad de rotación, ya que a medida que evolucionan van girando más lentamente, o a partir de la edad del remanente de sus supernovas, en caso de que sea detectable. “La peculiar periodicidad en la emisión de rayos X de este objeto, estimado en 6,4 horas, se debe a su periodo de rotación, que es excepcionalmente lento”, explica Nanda Rea, investigadora del CSIC en el Instituto de Ciencias del Espacio, de Barcelona.

 

Confirmación como magnetar.

La confirmación de este púlsar como magnetar ha sido posible gracias a la observación, el 22 de junio de 2016, de una erupción en banda X muy potente, típica de los magnetares, causada por la inestabilidad de sus enormes campos magnéticos. Esos datos han sido confirmados gracias a la observación mensual obtenida durante 10 años por el telescopio espacial Swift y, desde mediados de 2016, también de los telescopios espaciales Chandra y NuSTAR, que han podido caracterizar el espectro de emisión X de esta fuente antes y después de la erupción.“Este descubrimiento desvela también importante información acerca de los mecanismos de ralentización que han podido afectar a esta estrella de neutrones desde su nacimiento para que ahora, con sólo 2.000 años de edad, presente una rotación tan lenta. Posiblemente se deba a la presencia de material acumulado alrededor del púlsar tras la explosión de la supernova. Lo que aún no tenemos claro es si ese material continúa allí en forma de disco o, por el contrario, desapareció poco después de la explosión”, añade Rea.

Créditos:SINC

Encuentran el centro de una galaxia activa cercana a la Vía Láctea.

Imagen del telescopio GMVA a una longitud de onda de 3mm de la galaxia NGC 1052 en la que se aprecia una región central brillante y dos chorros a ambos lados de ésta (abajo), junto con un diagrama que muestra la estructura de los campos magnéticos que dan energía a ambos chorros, el disco de acrecimiento y la posición central del agujero negro supermasivo (arriba).  Ref: Anne-Kathrin Baczko et al., Astronomy & Astrophysics.

Un equipo internacional de astrónomos con participación de la Universitat de València acaba de ubicar la posición de un agujero negro supermasivo y medir el campo magnético en el centro de actividad de una galaxia elíptica gigante a tan solo 60 millones de años luz de la nuestra. 

Un equipo internacional de astrónomos, con participación de científicos del Observatorio Astronómico, en el Parc Científic, y el Departamento de Astronomía y Astrofísica de la Universitat de València, ha descrito la posición de un agujero negro en NGC 1052, una galaxia elíptica gigante a tan solo 60 millones de años luz de la Vía Láctea.Según el estudio recién publicado en el último número de la revistaAstronomy & Astrophysics, el centro de la galaxia, donde se encuentran agujeros negros supermasivos, muestra una región compacta de dos días luz de tamaño; las mediciones revelan un campo magnético de entre 0,02 y 8,3 teslas en el entorno del agujero negro, y este campo proporciona la energía para alimentar a dos enormes chorros de plasma en esta galaxia activa.Los chorros de plasma relativistas o jets son canales de plasma a temperaturas extremas que atraviesan el espacio a velocidades muy altas, hasta relativistas, llegando a veces a sobrepasar un millón de años luz. Su formación influye en la evolución de las galaxias, ya que los jets generan ondas de choque que apartan y calientan el gas de la galaxia.Este trabajo supone una de las primeras evidencias directas de que, tal como indica la teoría, la intensidad del campo magnético es la necesaria para generar jets.

Una galaxia clave.

Los resultados de la investigación se desprenden de las observaciones tomadas desde el Global mm-VLBI Array (GMVA), una red mundial de radiotelescopios a longitudes de onda milimétricas en Europa, EE UU y Asia. Los detalles más extremos de la NGC 1052 han sido analizados mediante técnicas de interferometría de muy larga base cuyo potencial permite determinar la posición de los núcleos de galaxias activas a partir de observaciones de las regiones de los jets más cercanas al agujero negro central.”NGC 1052 es la galaxia clave que nos da respuesta a muchas preguntas, ya que permite fijar la posición de un agujero negro en un universo cercano”, señala Anne K. Baczko, doctoranda en el Instituto Max Planck de Radioastronomía de Bonn y miembro del equipo por las universidades de Wurzburgo y Nuremberg-Erlangen.”Hemos determinado el campo magnético en torno al agujero negro supermasivo a partir de medidas de brillo y del tamaño de la región central más brillante en la galaxia elíptica y gracias a la resolución alcanzada, que es de 57 microsegundos de arco, lo que equivale al tamaño de un DVD en la superficie de la Luna”, comenta Manel Perucho de la Universitat de València.

El misterioso origen de los jets.

“Una red de VLBI en longitudes de ondas milimétricas proporciona un detalle sin precedentes en las imágenes astronómicas, técnica que vamos a poder aplicar en breve para ‘fotografiar’ el entorno del horizonte de sucesos de un agujero negro tanto en nuestra galaxia como en otras galaxias cercanas”, añade Eduardo Ros, de la Universitat de Valencia y el Instituto Max Planck de Radioastronomía, también colaborador en este trabajo. “Observaciones de este tipo nos pueden dar las últimas claves sobre el misterio del origen y la formación de chorros relativistas observados en numerosas galaxias activas”, afirma. Perucho concluye: “Nuestros resultados probablemente confirman la teoría que predijo que los chorros se forman a partir de la extracción de energía magnética en un agujero negro supermasivo en rápida rotación”.

Créditos:SINC

 

Descubren que Plutón emite rayos-X, algo que en teoría no debería ocurrir.

Este es el aspecto de Plutón, visto por el telecospio de rayos-X Chandra. Foto:NASA/CXC/JHUAPL/R.McNutt

Ha pasado ya más de un año desde que la sonda New Horizons nos regalara las primeras imágenes de Plutón y el pequeño planeta en el límite de nuestro Sistema Solar sigue arrojando sorpresas. La última es que emite rayos-X, algo que no debería de ocurrir teniendo en cuenta su tenue atmósfera y que no tiene campo magnético propio.Todo comenzó cuando la New Horizons detectó que Plutón, contra todo pronístico, tenía una leve atmósfera compuesta por carbono, nitrógeno y oxígeno. Esto llamó la atención de Carey Lisse, del Laboratorio de Física Aplicada de la Universidad Johns Hopkins, y de Scott Wolk, del Centro de Astrofísica del Instituto Harvard-Smithsonian.

Ambos investigadores se preguntaron si la existencia de una cierta atmósfera podría hacer a Plutón visible en espectro de Rayos-X. En teoría, si las partículas de alta energía del viento solar chocan contra el gas frío de la atmósfera de Plutón, la interacción a nivel atómico debería de producir una emisión de rayos-X.Para comprobarlo, Lisse y Wolk enfocaron el Telescopio de Rayos-X Chandra hacia Plutón y no solo encontraron que el planeta enano sí que emite esta radiación, sino que lo hace en una cantidad muy superior a los esperado. El hallazgo acaba de publicarse en la revista Icarus.¿Qué tiene de raro que Plutón emita rayos-X? La cuestión es que no debería hacerlo. Al menos no en tanta cantidad. Si Plutón tuviera una magnetosfera propia, las partículas solares deberían provocar auroras en el espectro de rayos-X, pero cuando New Horizons pasó junto al planeta no detectó ni una cosa ni la otra. Para complicar más la cuestión, los rayos-x de origen solar tienen una temperatura determinada que no coincide con la de los que forman el suave resplandor de Plutón.

 

La explicación más plausible es que los rayos-X de Plutón provienen de la exosfera, una capa de restos de atmósfera que envuelve el planeta a medida que la atmósfera se disipa en el espacio y que podría estar detrás de las emisiones de rayos-X.Otra posibilidad es que los campos magnéticos interplanetarios hayan creado una especie de pasillo para el viento solar que haga el tráfico de partículas solares más intenso de lo que se pensaba en Plutón. Si se confirma, el hallazgo sí que confirmaría un punto: el viento solar está haciendo desaparecer la atmósfera de Plutón como ya hizo con la de Marte. Todo un asesino de planetas, nuestra estrella.

Créditos:Gizmodo

NASA dará a conocer sorprendente actividad en Luna Europa trasmisión vivo

Amigos del Espacio Incomprensible esten atento en esta su página del espacio para teleconferencia que dara la NASA sobre nuevos hallazgos en la luna de Jupiter, Europa

La teleconferencia será a las 2 p.m. EDT lunes 26 de septiembre, se presentaran nuevos hallazgos en las imágenes captadas por el telescopio espacial Hubble de esta helada luna de Júpiter, Europa.




Los astrónomos presentarán los resultados de observaciones hechas por el telescopio que dio como resultado sorprendente evidencia de actividad que puede estar relacionado con la presencia de un océano bajo la superficie de Europa. Los participantes en la teleconferencia serán los siguientes:

Paul Hertz, director de la División de Astrofísica de la NASA en Washington
William Sparks, astrónomo del Space Telescope Science Institute en Baltimore
Britney Schmidt, profesor asistente en la Escuela de Ciencias de la Atmósfera de la Tierra y en el Instituto de Tecnología de Georgia en Atlanta
Jennifer Wiseman, de alto nivel científico del proyecto Hubble en el Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA en Greenbelt, Maryland

Para participar por teléfono, medios de comunicación deben ponerse en contacto con Dwayne Brown al 202-358-1726 o dwayne.c.brown@nasa.gov~~V y proporcionar su afiliación medios de comunicación antes de la tarde del lunes.

Audio de la teleconferencia transmitirá en vivo en el sitio web de la NASA en:

http://www.nasa.gov/live

Para obtener información sobre el telescopio espacial Hubble de la NASA, visite:

http://www.nasa.gov/hubble




Qué tipo de vida extraterrestre puede haber en Próxima b, el exoplaneta cercano a la Tierra.

Un planeta brilla intensamente al ser alcanzado por la fulguración
solar de una estrella enana M. Imagen: Jack O’Malley James

Tras unos días de especulación desenfrenada, los astrónomos han anunciado oficialmente el descubrimiento de Próxima b, un mundo potencialmente habitable que circunda nuestra estrella vecina más cercana.Sin embargo, mientras los ingenieros preparan los primeros viajes interestelares para buscar señales de vida en Próxima b, algunos expertos advierten que los sistemas de estrellas enanas M —como Próxima Centauri— podrían ser incompatibles con cualquier forma de vida.¿Qué vamos a descubrir exactamente en la superficie de Próxima b, un desierto estéril o una vibrante biosfera extraterrestre? Un nuevo estudio científico ofrece algo de optimismo para los que hoy se hacen la misma pregunta. De acuerdo con los astrobiólogos de la Universidad de Cornell, la vida podría evolucionar para sobrevivir a un entorno de alta radiación como el de una enana M activa mediante la conversión de los rayos más dañinos de la estrella en luz visible inofensiva. Sabemos que es posible porque este mecanismo, conocido como biofluorescencia, ya ha evolucionado varias veces aquí en la Tierra.

“La pregunta clave que emerge del descubrimiento [de Próxima b] es cómo concebimos la vida en ese planeta”, explica a Gizmodo Lisa Kaltenegger, coautora del estudio. “Creo que es justo usar la Tierra como una inspiración”.

 

Antes de adelantarnos, un poco de contexto sobre las enanas M. Las enanas rojas M son más pequeñas, más frías y menos brillantes que el Sol, y también las estrellas más abundantes de la galaxia. Tienen una esperanza de vida extremadamente larga: Próxima Centauri es 250 millones de años más vieja que el Sol, y los astrónomos estiman que brillará varios billones de años más que nuestra estrella. Pero lo mejor de todo, de acuerdo con estudios recientes sobre exoplanetas, es que las enanas M parecen ser un hervidero de pequeños exoplanetas rocosos en su zona habitable, donde pueden formar agua líquida. Todos estos factores hacen que las estrellas más tenues de la galaxia sean consideradas lugares de interés en la búsqueda de vida extraterrestre.Pero hay un problema: las enanas M son tan débiles que su zona habitable está muy, muy cerca de la propia estrella. Próxima b se encuentra a tan solo 7,5 millones de kilómetros de Próxima Centauri, casi diez veces más cerca que la órbita de Mercurio respecto al Sol.En una órbita tan ajustada pueden pasar varias cosas. Por ejemplo, puede producirse un acoplamiento de marea que haría que siempre fuera de día a un lado del planeta y de noche al otro lado. Esto podría provocar fuertes vientos atmosféricos y unas dinámicas climáticas devastadoras.Lo que me parece increíble [de Breakthrough Starshot] es que se haya vuelto normal hablar de los viajes interestelaresEs más, muchas estrellas enanas M, incluida Próxima Centauri, producen a diario unas potentes fulguraciones que arrojan radiación nociva en el espacio. Tal y como apuntan los descubridores del nuevo exoplaneta, Próxima b sufre un flujo de rayos x aproximadamente 400 veces mayor que el que experimentamos aquí en la Tierra. Según Kaltenegger, es probable que los estallidos energéticos de Próxima Centauri hagan llegar radiación ultravioleta a la superficie del Próxima b, y estos podría dañar el ADN de las formas de vida.

 

¿Puede la vida abrirse camino en un mundo así? Si vives bajo tierra, tal vez. Por desgracia para nosotros, esto puede obstaculizar nuestras posibilidades de detectar vida extraterrestre en Próxima b.

No obstante, como sostienen Kaltenegger y Jack O’Malley James en su nuevo estudio presentado a la revista Astrophysical Journal, hay otra manera. En la Tierra existen ciertos corales formadores de arrecifes que contienen proteínas capaces de absorber la radiación UV y liberar su energía en una longitud de onda más larga y más segura; un proceso conocido como biofluorescencia. Se cree que, “desacelerando” los rayos más potentes del sol, los corales son capaces de proteger a las algas, sus parejas simbióticas, de los rayos ultravioleta.La biofluorescencia no es exclusiva de los corales, y ha evolucionado de manera independiente en el árbol de la vida en varias ocasiones, lo que sugiere que se trata de una adaptación biológica universal.Inspirados por esta observación, O’Malley James y Kaltenegger se propusieron determinar si una forma de vida biofluorescente podría producir un rastro, detectable a distancia, en un mundo extraterrestre que orbitase una estrella enana M activa. Mediante proteínas fluorescentes de coral, modelaron la firma espectral de un planeta con una atmósfera similar a la Tierra en la zona habitable.

 

Descubrieron que si la biofluorescencia estaba presente en toda la superficie del planeta, ya fuera en formas de vida terrestres o en cuencas bajas del océano, el planeta produciría una biofirma perceptible de corta duración durante las fulguraciones ultravioleta. En esencia, la vida haría que el planeta brillase. “Imagina un mundo oceánico que es alcanzado por una bengala ultravioleta y de repente resplandece”, dice Kaltenegger.Sin duda es una idea hermosa, pero ¿podría la biofluorescencia ofrecer una protección lo suficientemente resistente para que nuestros vecinos extraterrestres sobrevivieran en Próxima b? Nadie tiene la respuesta, en parte porque desconocemos la cantidad de radiación ultravioleta que golpea la superficie del planeta. Sin embargo, en experimentos de laboratorio, los bioingenieros han conseguido que las proteínas fluorescentes aumenten su eficiencia hasta asumir un 100% de la luz ultravioleta. Es lógico pensar que, en un entorno de alta radiación, la selección natural podría hacer lo mismo.

 

Charles Mazel, bióloga y experta en corales biofluorescentes, hace hincapié en que, si bien el mecanismo que proponen Kaltenegger y O’Malley James es plausible, un organismo podría también hacer frente a los rayos UV mediante la disipación de la energía en forma de calor, o aprovechándolos para el funcionamiento de sus células, tal y como las plantas aprovechan la luz visible para la fotosíntesis. “La idea de la fluorescencia es una de varias estrategias posibles”, explica a Gizmodo por correo electrónico. “¿Probable? No puedo asegurarlo. ¿Posible? Supongo que es posible”.Lo más interesante de esta idea es que los astrónomos podrían ser capaces de detectar el hipotético resplandor de la vida extraterrestre en un exoplaneta cercano dentro de pocos años, gracias a la próxima generación de telescopios extremadamente grandes. ¿Y si acabamos encontrando estos brillos de actividad en Próxima b? Razón de más para que Breakthrough Starshot cambie de destino en su viaje interestelar.

 

Anunciado por Stephen Hawking y Yurni Milner a principios de este año, este proyecto que pretende enviar una flota de nanonaves a Alfa Centauri dentro de 20 años podría sufrir un cambio de rumbo, dependiendo de lo que descubramos sobre el sistema de Próxima Centauri en los próximos años.“Lo que me parece increíble [de Breakthrough Starshot] es que se haya vuelto normal hablar de los viajes interestelares”, comenta Kaltenegger. “La gente está considerando seriamente hacer algo así. Creo que la inspiración que surgirá al hablar de esto y al poner la tecnología a nuestro alcance será algo increíble”.

Créditos:Gizmodo

Cómo el Sol hará imposible la vida en la Tierra mucho antes de lo que crees.

Es un hecho que nuestro querido Sol, esa estrella que hace posible la vida en la Tierra, acabará destruyéndola. Los astrónomos calculan que esa destrucción tendrá lugar dentro de alrededor de 5.000 millones de años. Pues bien, en realidad tendrá lugar un poco antes. El Sol hará la Tierra inhabitable dentro de unos mil millones de años.¿Cómo es posible que hayamos errado los cálculos por 4.000 millones de años? En realidad no ha habido ninguna equivocación. Lo que ocurre es que el proceso que destruirá la vida en la Tierra es otro.Mucho antes de que el sol se convierta en una gigante roja, aumente exponencialmente su tamaño, engulla Mercurio y Venus y convierta la Tierra en una pequeña bola de roca al rojo vivo hay otro proceso que nos obligará a hacer las maletas: el aumento del brillo solar.

 

La astrofísica de la Universidad de Sussex Jillian Scudder explica, en una entrevista a Business Insider, que la energía que emite el sol aumenta paulatinamente a medida que la estrella quema sus reservas de hidrógeno. Es un proceso natural que ocurre en todas las estrellas a lo largo de miles de millones de años. Las reacciones nucleares convierten el hidrógeno en helio, y ello a su vez acelera el proceso emitiendo más energía.

 

No hemos podido presenciarlo en directo, pero los astrónomos calculan que el brillo del Sol aumenta a razón de un 10% cada 1.000 millones de años. Puede parecer poco, pero es más que suficiente para provocar un destrozo considerable en el precario equilibrio de nuestro planeta. Scudder explica:

Las predicciones sobre lo que le ocurrirá exactamente a la Tierra a medida que el sol aumente su brillo en los próximos mil millones de años son bastante inciertas. Sin embargo, la idea general es que el exceso de calor proveniente del Sol hará que más agua se evapore y acabe en la atmósfera, lo que actuará como gas de efecto invernadero y atrapará aún más calor, acelerando la evaporación.Mucho antes de que el Sol agote sus reservas de hidrógeno, su radiación será tan intensa que separará las moléculas de agua en hidrógeno y oxígeno que irán escapando de la atmósfera. Llegará un momento en el que el proceso drene completamente el agua del planeta.

En unos 3.500 millones de años la radiación solar será un 40% más intensa, lo que basta para hacer el agua de los océanos hervir. Es poco probable que podamos quedarnos tanto tiempo para admirar el espectáculo. Mucho antes de eso ya tendremos que haber encontrado otro planeta habitable y la forma de llegar hasta él.

Créditos:Gizmodo

Ahora sabemos por qué Plutón tiene ese característico corazón en su superficie.

Cuando la sonda New Horizons llegó a Plutón y nos mandó sus primeras imágenes en alta definición, medio Internet cayó rendido ante lo que parecía ser un corazón en la superficie de nuestro planeta enano favorito. Un año después, los científicos tienen una explicación sobre cómo se formó.El corazón es conocido oficialmente como región de Tombaugh, en homenaje al astrónomo estadounidense que descubrió Plutón en 1930. La zona está formada por enormes glaciares de nitrógeno helado y cuenta con una extraordinaria juventud geológica que podría rondar los 10 millones de años. ¿De dónde salió todo ese nitrógeno? Los científicos sospechaban que podía haber una gran reserva debajo de la superficie del planeta enano, pero esa teoría ha quedado atrás en un nuevo estudio publicado por la revista Nature.Un equipo de investigadores se sirvió de datos recogidos por New Horizons para generar una simulación que abarca 50.000 años en la historia de Plutón, tanto el pasado como una predicción del futuro.

 

El modelo habla de una compleja mezcla de factores atmosféricos y topográficos en la superficie del corazón, como la latitud y la profundidad. Dentro del corazón hay enormes cuencas donde las bajas temperaturas y una elevada presión atmosférica permiten que el nitrógeno se condense en hielo, formando una reserva permanente.Sputnik Planum es una cuenca de 1.000 kilómetros de ancho donde existe un glaciar gigantesco que probablemente se formó al mismo tiempo que esta. Este glaciar no se ve afectado por los cambios estacionales, pero fluye y se retrae cientos de kilómetros con el paso del tiempo (“como los latidos de un corazón”), lo que da forma a las montañas que lo rodean.Por eso el estudio predice que el característico corazón podría cambiar de forma con el tiempo. Lo que demuestra, una vez más, que Plutón no está muerto sino geológicamente activo a pesar de la distancia hasta el Sol.

Créditos:Gizmodo

 

Científicos de la NASA Encuentran una Nube ‘Imposible’ de estar en Titán

titan

El aspecto desconcertante de una nube de hielo, aparentemente salida de la nada ha llevado a los científicos de la NASA a sugerir que un proceso diferente que se pensaba – posiblemente similar a la que se ve sobre los polos de la Tierra – podría estar formando nubes en la luna de Saturno Titán.




Situado en la estratosfera de Titán, la nube está hecha de un compuesto de carbono y nitrógeno conocido como dicianoacetileno (C4N2), un ingrediente en las mezclas químicas que los colores nebuloso, la atmósfera de color marrón-naranja de la luna gigante.

Hace décadas, el instrumento de infrarrojos de la nave espacial Voyager 1 de la NASA descubrió una nube de hielo como ésta en Titán. Lo que ha intrigado a los científicos desde que es la siguiente: se detectan menos de 1 por ciento del gas dicianoacetileno necesario para la nube a condensarse.

Las observaciones recientes de la misión Cassini de la NASA dieron un resultado similar. Usando el espectrómetro infrarrojo compuesto de la Cassini, o CIRS – que puede identificar las huellas espectrales de los productos químicos individuales en el brebaje atmosférica – los investigadores encontraron una gran nube, a gran altura hecha de la misma sustancia química congelada. Sin embargo, al igual que el Voyager encontró, cuando se trata de la forma de vapor de esta sustancia química, CIRS informó que la estratosfera de Titán es tan seco como un desierto.

“La aparición de esta nube de hielo va en contra de todo lo que sabemos acerca de la forma en que se forman las nubes en Titán”, dijo Carrie Anderson, CIRS co-investigador del Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA en Greenbelt, Maryland, y autor principal del estudio.

El proceso típico para la formación de nubes implica la condensación. En la Tierra, estamos familiarizados con el ciclo de evaporación y condensación del agua. El mismo tipo de ciclo tiene lugar en la troposfera de Titán – la capa resistente a la formación de la atmósfera de Titán – pero con metano en lugar de agua.

Un proceso de condensación diferente tiene lugar en la estratosfera – la región por encima de la troposfera – al norte y al sur de invierno polos de Titán. En este caso, las capas de nubes se condensan como el patrón de circulación global obliga a los gases calientes hacia abajo en el polo. Los gases se condensan a continuación, mientras se hunden a través de capas más frías y más frías de la estratosfera polar.

De cualquier manera, se forma una nube cuando la temperatura del aire y la presión son favorables para que el vapor se condense en forma de hielo. El vapor y el hielo llegan a un punto de equilibrio – un equilibrio – que está determinado por la temperatura del aire y la presión. Debido a este equilibrio, los científicos pueden calcular la cantidad de vapor donde el hielo está presente.

“Para las nubes que se condensan, este equilibrio es obligatorio, como la ley de la gravedad,” dijo Robert Samuelson, un científico emérito en el Centro Goddard y un co-autor del trabajo.

Pero los números no computan para la nube hecha de dicianoacetileno. Los científicos determinaron que necesitarían al menos 100 veces más vapor para formar una nube de hielo en la parte superior de nubes fue observada por CIRS de la Cassini.

Una explicación sugerida desde el principio es que el vapor podría estar presente, pero el instrumento de Voyager no era lo suficientemente sensible en el rango de longitud de onda crítica necesaria para detectarlo. Pero cuando CIRS tampoco encontró el vapor, Anderson y sus colegas de Caltech Goddard y propusieron una explicación totalmente diferente. En lugar de la nube de formación por condensación, creen que el hielo se forma C4N2 debido a las reacciones que tienen lugar en otros tipos de partículas de hielo. Los investigadores llaman a esto “la química del estado sólido”, debido a que las reacciones implican el hielo, o sólido, forma de la sustancia química.

El primer paso en el proceso propuesto es la formación de partículas de hielo hechos de la cianoacetileno química relacionada (HC3N). A medida que estos pequeños trozos de hielo se mueven hacia abajo a través de la estratosfera de Titán, consiguen recubiertos por cianuro de hidrógeno (HCN). En esta etapa, la partícula de hielo tiene un núcleo y una cáscara compuesta de dos productos químicos diferentes. De vez en cuando, un fotón de túneles de luz ultravioleta en la cáscara congelado y desencadena una serie de reacciones químicas en el hielo. Estas reacciones podrían comenzar ya sea en el núcleo o dentro de la cáscara. Ambas vías pueden producir hielo dicyanoacteylene e hidrógeno como productos.

Los investigadores tuvieron la idea de la química del estado sólido a partir de la formación de nubes que intervienen en el agotamiento del ozono por encima de los polos terrestres. Aunque la estratosfera de la Tierra tiene escasa humedad, tenues nubes nacaradas (también llamado nubes estratosféricas polares) pueden formar en las condiciones adecuadas. En estas nubes, los productos químicos de cloro-cojinete que han entrado en la atmósfera en forma de palo de la contaminación de los cristales de hielo de agua, dando lugar a reacciones químicas que liberan moléculas de cloro que destruyen el ozono.

“Es muy emocionante pensar que podemos tener ejemplos que se encuentran los procesos químicos de estado sólido similares tanto en Titán y la Tierra”, dijo Anderson.

Los investigadores sugieren que, en Titán, las reacciones se producen en el interior de las partículas de hielo, secuestrado de la atmósfera. En ese caso, dicianoacetileno hielo no haría contacto directo con la atmósfera, lo que explica por qué el hielo y las formas de vapor no están en el equilibrio esperado.

“Las composiciones de los estratósferas polares de Titán y la Tierra no pueden diferir más”, dijo Michael Flasar, CIRS investigador principal en el Centro Goddard. “Es increíble ver lo bien que la física subyacente de ambas atmósferas ha dado lugar a la química análoga nube.”

Los resultados se publican en la revista Geophysical Research Letters.

La misión Cassini-Huygens es un proyecto cooperativo de la NASA, la ESA (Agencia Espacial Europea) y la Agencia Espacial Italiana. El Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA, una división de Caltech en Pasadena, dirige la misión para el Directorio de Misiones Científicas de la NASA, Washington. JPL diseñado, desarrollado y ensamblado el orbitador Cassini. El instrumento CIRS fue construido por Goddard.

Para obtener más información acerca de Cassini, visite:

http://www.nasa.gov/cassini




Nasa Los hielos del Artico en sus niveles más bajos

El hielo del Ártico parece haber llegado a su punto más bajo anual este pasado 10 de septiembre, la NASA apoyado por el Centro de Datos Nacional de Nieve y Hielo dde la Universidad de Colorado en Boulder (NSIDC) informaron hoy en día.

Un análisis de los datos obtenidos por satélite mostró que en 1,60 millones de millas cuadradas (4,14 millones de kilómetros cuadrados), en la medida mínima del hielo marino del Ártico 2016 está efectivamente vinculada con el año 2007 por el mínimo anual segunda más baja en los registros por satélite. Puesto que los satélites comenzaron a monitorear el hielo marino en el año 1978, los investigadores han observado una marcada disminución en el grado promedio de hielo marino del Ártico para cada mes del año.

La cubierta de hielo marino del Océano Ártico y los mares que rodean ayudan a regular la temperatura del planeta, influye en la circulación de la atmósfera y el océano, y las comunidades y los ecosistemas de los impactos del Ártico. El hielo del Ártico se reduce cada año durante la primavera y el verano hasta que alcanza su punto mínimo anual. El hielo marino vuelve a crecer durante los meses de otoño e invierno heladas, cuando el sol está por debajo del horizonte en el Ártico.




Este verano, la masa fundida del hielo marino del Ártico sorprendió a los científicos, cambiando el ritmo varias veces. La temporada de deshielo comenzó con un grado mínimo histórico anual máximo en marzo y una rápida pérdida del hielo a través de mayo. Sin embargo, en junio y julio, las bajas presiones atmosféricas y cielo nublado ralentizaron la masa fundida. Entonces, después de dos grandes tormentas pasaron a través de la cuenca del Ártico en agosto, el derretimiento del hielo del mar se aceleró hasta principios de septiembre.

“Es bastante notable que el mar de hielo mínima medida de este año terminó la segunda más baja, después de la forma en que avanzaba la fusión en junio y julio”, dijo Walt Meier, un científico del hielo marino con el Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA en Greenbelt, Md. “Junio ​​y julio son por lo general meses clave para la fusión, ya que es cuando tienes 24 horas al día de luz solar – y este año hemos perdido fundir impulso durante esos dos meses “.

Pero en agosto, dos ciclones muy fuertes cruzaron el Océano Ártico a lo largo de la costa de Siberia. Estas tormentas no tienen tanto de un impacto inmediato en el hielo marino como el gran ciclón de 2012, pero a finales de agosto y principios de septiembre había “una pérdida de hielo bastante rápido en los mares de Chukchi y Beaufort que podría ser un efecto retardado de las tormentas “, dijo Meier.

Meier también dijo que décadas atrás, la temporada de deshielo retrasarían a mediados de agosto, cuando el sol comienza a establecer en el Ártico.

“En el pasado, hemos tenido este paquete de hielo marino restante que era en su mayor espesor, edad de hielo. Pero ahora todo está más revuelto, lo que hace menos resistentes a la fusión, por lo que incluso al final de la temporada se puede obtener condiciones climáticas que le dan una patada final “, dijo Meier.

la cubierta de hielo marino en el Ártico no le ha ido bien durante otros meses del año, ya sea. Un estudio publicado recientemente que el puesto 37 años de extensiones mensuales hielo marino en el Ártico y la Antártida encontró que no ha sido un récord en el Ártico extensión del hielo marino en cualquier mes desde 1986. Durante ese mismo período de tiempo, se han producido 75 nuevo récord mínimos.

“Cuando se piensa en los registros de temperatura, es común escuchar la afirmación de que, incluso cuando las temperaturas están aumentando, te esperas un resfriado registro aquí o allí de vez en cuando”, dijo Claire Parkinson, autor principal del estudio y estudiante de último año científico del clima en el Centro Goddard. “Y pensar que en este expediente de hielo marino del Ártico que se remonta a finales de 1970, desde 1986 no ha habido un solo registro de alta en cualquier mes del año, y sin embargo, en ese mismo período, se han producido 75 ficha mínimos. Es sólo un contraste increíble “.

“Definitivamente no es sólo de septiembre que está perdiendo hielo marino. El registro deja claro que el hielo no se está recuperando a donde solía estar, incluso en medio del invierno, “dijo Parkinson.

El análisis de Parkinson, que se extiende desde 1979 hasta 2015 encontró que en la Antártida, donde las tendencias son hacia más y no menos hielo marino, sólo ha habido seis registros mínimos históricos mensuales a partir de 1986, y 45 niveles récord.

“Los números de la Antártida son bastante sorprendente, excepto cuando se les compara con el Ártico, que son mucho más increíble,” dijo Parkinson.

NSIDC análisis post:
https://nsidc.org/arcticseaicenews/2016/09/2016-ties-with-2007-for-second-lowest-arctic-sea-ice-minimum/
Presione varilla de desmontaje:
https://nsidc.org/news/newsroom/2016-ties-2007-second-lowest-arctic-sea-ice-minimum

Por María-José Viñas

Equipo de noticias de Ciencias de la Tierra de la NASA




alien-sixth-sense
los anuncios que ves en nuestra pagina, nos ayuda a sostener este sitio y que sigamos compartiendo mas allá de la Tierra, regálanos un click en estos anuncios y si te place el producto apoyanos. Por cierto te tenemos una pagina de tecnología e informática  lo mas nuevo visitala: InformaticaExperience




Impresionante ovni del tipo cigarro captado en vídeo HD: