Medir el ancho de banda del Universo como el de una conexión a Internet.

Un nuevo sistema para medir la radiación cósmica de fondo (CMB) predice el ancho de banda máximo del universo, que es la velocidad máxima a la que puede ocurrir cualquier cambio en el universo.    El fondo de microondas cósmico (CMB) es una reverberación o resplandor residual de cuando el universo tenía aproximadamente 300.000 años de antigüedad. Se descubrió por primera vez en 1964 como un ruido débil y omnipresente en radiotelescopios. En las últimas dos décadas, los telescopios basados en satélites han comenzado a medirlo con gran precisión, revolucionando nuestra comprensión del Big Bang.    Achim Kempf, profesor de matemática aplicada en la Universidad de Waterloo, dirigió el trabajo para desarrollar el nuevo cálculo, junto con Aidan Chatwin-Davies y Robert Martin, sus antiguos estudiantes de posgrado en Waterloo.

“Es como el video en Internet”, dijo Kempf. “Si puedes medir el CMB con una resolución muy alta, esto te puede informar sobre el ancho de banda del universo, de manera similar a cómo la nitidez de la imagen de video en una llamada de Skype te informa sobre el ancho de banda de tu conexión a Internet”.    El estudio aparece en un número especial de Foundations of Physics dedicado al material que Kempf presentó al Observatorio Vaticano en Roma el año pasado. El taller internacional titulado ‘Black Holes, Gravitational Waves y Spacetime Singularities’ reunió a 25 físicos líderes de todo el mundo para presentar, colaborar e informar sobre los últimos avances teóricos y datos experimentales sobre el Big Bang. La invitación de Kempf fue el resultado de este artículo en Physical Review Letters.

ENCUENTRO CON EL PAPA.

“Este tipo de trabajo es altamente colaborativo”, dijo Kempf en un comunicado, también aliado al Perimeter Institute for Theoretical Physics. “Fue genial ver en la conferencia cómo los experimentales y los teóricos se inspiran mutuamente”.    Mientras estaban en el Vaticano, Kempf y otros investigadores presentes también compartieron su trabajo con el Papa.    “El Papa tiene un gran sentido del humor y se rió mucho con nosotros sobre el tema de la materia oscura”, dijo Kempf.    Los equipos de astrónomos están trabajando actualmente en mediciones aún más precisas del fondo cósmico de microondas. Al usar los nuevos cálculos, estas próximas mediciones podrían revelar el valor del ancho de banda fundamental del universo, y por lo tanto también nos contarán sobre lo más rápido que sucedió, el Big Bang.

Créditos:cienciaplus

Facebook Comments

Nasa próxima misión: detectar exoplanetas con posibilidad de vida TESS

En una misión para detectar planetas fuera de nuestro sistema solar, está previsto que el satélite Transiting Exoplanet Survey Satellite (TESS) de la NASA se lance antes de las 6:32 p.m. EDT Lunes, 16 de abril. La cobertura de la misión Prelaunch comenzará en la Televisión de la NASA y el sitio web de la agencia el domingo 15 de abril, con tres sesiones informativas en vivo.

TESS es el siguiente paso de la NASA en la búsqueda de planetas fuera de nuestro sistema solar, conocidos como exoplanetas, incluidos los que podrían soportar la vida. Se espera que la misión catalogue miles de candidatos planetarios y aumente enormemente el número actual de exoplanetas conocidos. TESS encontrará los exoplanetas más prometedores que orbitan alrededor de estrellas relativamente cercanas, brindando a los futuros investigadores un rico conjunto de nuevos objetivos para estudios de seguimiento más completos, que incluyen el potencial de evaluar su capacidad para albergar vida.

Facebook Comments

Detectan por primera vez una docena de agujeros negros escondidos en el centro de nuestra galaxia.

Durante mucho tiempo, los astrónomos han predicho que hay hasta 20.000 agujeros negros escondidos en el centro de nuestra galaxia, pero hasta ahora nadie había sido capaz de detectarlos. Hasta ahora.Un equipo de científicos liderado por la Universidad de Columbia investigó los datos tomados por el Observatorio Chandra de rayos-X que orbita la Tierra para encontrar estos objetos. Se las arreglaron para encontrar una docena de fuentes de rayos X que arrojan energía desde los tres años luz más internos de la galaxia. Esta es la primera vez que alguien observa estos agujeros negros.“Es la confirmación de varias teorías que predijeron que este debería ser el caso”, explicó a Gizmodo el autor del estudio Chuck Hailey, profesor de astrofísica de la Universidad de Columbia. “Pero es extraño haber tenido tantos y no verlos realmente”.

El centro de la galaxia tiene muchas cosas, incluido un agujero negro de 4 millones de veces el tamaño del Sol llamado Sagittarius A* y muchas estrellas. Pero si has estado prestando atención a otros debates físicos, sabrás que hay lugares en el universo que los investigadores predicen que tienen muchos agujeros negros más pequeños. Serían objetos superdensos, de decenas de veces la masa del Sol, de cuya gravedad ni siquiera la luz puede escapar.El equipo de Hailey utilizó una herramienta de Chandra llamada Espectrómetro Avanzado de Imágenes CCD I (ACIS-I) que ha examinado el centro galáctico durante un total de dos semanas en los últimos 12 años. Hay muchas cosas ahí, por lo que tenían que encontrar una forma de elegir solo las fuentes que estaban buscando. “Estas fueron todas las fuentes catalogadas, pero el catálogo de Chandra solo te da una fuente y un brillo, no te dice lo que es”, dijo Hailey.

El agujero negro del centro de la Vía Láctea y las fuentes de rayos X en azulIllustration: Hailey et. al

Los científicos buscaban concretamente estrellas que estuvieran siendo absorbidas por los agujeros negros que orbitaban, causando que los agujeros escupieran rayos X. A pesar de la increíblemente concurrida que es la región, los investigadores encontraron una docena de estos ejemplos al observar las proporciones de rayos X de mayor energía y menor energía en los datos. Publicaron sus resultados este miércoles en Nature.Otros investigadores con los que hablé pensaron que esta era una observación importante con implicaciones para las ondas gravitacionales, las ondas del espacio-tiempo creadas por los agujeros negros que colisionan entre sí y que hasta hace unos años no se habían observado directamente. “Refuerza los argumentos para tener en cuenta estas poblaciones de agujeros negros como fuente potencial de ondas gravitacionales”, dijo a Gizmodo Imre Bartos, profesor asistente de la Universidad de Florida. “Esta es una confirmación emocionante que encaja con el resto de la imagen tal como la entendemos ahora”.

Ligo

Esta información también podría ayudar a otros astrónomos a predecir con qué frecuencia veremos ondas gravitacionales. Si un par de agujeros negros colisionaran en la Vía Láctea, los observatorios de ondas gravitatorias como el LIGO recibirían lecturas enormes, dijo Bartos (“tendríamos problemas con nuestros detectores”). Pero si cada galaxia tiene agujeros negros en el centro, quizás los observatorios como el LIGO detectarían eventos relativamente fuertes cada pocos años de nuestros vecinos galácticos.Esta es solo la primera evidencia. Los científicos solo encontraron 12 de estas fuentes, pero concluyen que podría haber miles, en base a una extrapolación. Hailey también dijo que la mitad de estos objetos podrían ser púlsares de milisegundos, estrellas de neutrones que emiten un rayo de radiación y que giran una vez cada pocos milisegundos. Pero incluso eso sería importante para los astrónomos, ya que los púlsares de milisegundos son un posible culpable detrás de un exceso de rayos gamma observados por el telescopio Espacial de Rayos Gamma Fermi que orbita la Tierra.

Créditos:gizmodo

Facebook Comments

La extraña galaxia sin materia oscura.

Entorno de la galaxia NGC1052 (esferoide blanquecino a la izquierda), en cuyas proximidades se encuentra NGC1052-DF2. / Adam Block/Mount Lemmon SkyCenter/University of Arizona

Aunque todavía no se ha podido detectar, la materia oscura constituye alrededor del 27% del universo y sus efectos se dejan notar en el movimiento de las galaxias. Sin embargo, investigadores de la Universidad de Yale (EE UU) han comprobado que en al menos una galaxia, denominada NGC1052-DF2, no aparece ni rastro de materia oscura, solo la masa de sus cúmulos de estrellas.

Universidad de Yale

Investigadores de EE UU y Canadá han encontrado una lejana galaxia que, de forma inesperada, no contiene materia oscura, ese misterioso material cuya masa parece tener efectos gravitatorios sobre la materia visible, como las estrellas y las galaxias, afectando a sus movimientos por el universo.De hecho, los científicos piensan que el 27 % del universo es materia oscura, siendo la materia ordinaria, la que vemos, tan solo el 5%. El 68 % restante correspondería a la también enigmática energía oscura.En la mayoría de las galaxias, la materia oscura es el tipo predominante de materia. En galaxias como la Vía Láctea, normalmente hay alrededor de 30 veces más materia oscura que materia ‘normal’ (la que se calcula con la masa de sus estrellas). Curiosamente, esta proporción de materia oscura aumenta tanto en galaxias mayores como en las menores a la nuestra.Por ejemplo, las galaxias enanas tienen 400 veces más materia oscura.En este contexto, el equipo liderado por el profesor Pieter van Dokkum de la Universidad de Yale ha analizado la galaxia NGC1052-DF2 (situada cerca de NGC 1052 en la constelación de Cetus, a unos 63 millones de años luz) y ha descubierto que carece de materia oscura.

Masa solo de estrellas

“Basándonos en los movimientos de diez cúmulos de brillantes estrellas que se encuentran dentro de ella, hemos encontrado que la masa de NGC1052-DF2 es esencialmente la misma que la masa aparente de las estrellas visibles”, señalan los autores, que destacan: “Este hallazgo sugiere que esta galaxia, a diferencia de otras, no parece tener ninguna materia oscura en absoluto”.Paradójicamente, según los científicos, el hecho de descubrir galaxias como NGC1052-DF2 puede ayudar a descartar algunas de las teorías cosmológicas que se han propuesto como alternativas a la materia oscura, incluidas las que consideran que habría que modificar las leyes de Newton para explicar el movimiento de las galaxias.

Créditos:sinc

Facebook Comments

La estrella más lejana jamás observada.

Imagen a color del cúmulo MACS J1149+2223 observado por el telescopio Hubble. A la derecha, se muestra la zona del cielo tomada en 2011 donde no se ve la estrella Ícaro, comparada con la imagen de 2016 donde se aprecia claramente esta supergigante azul. / NASA, ESA, and P. Kelly (University of Minnesota)

El telescopio espacial Hubble ha detectado una enorme estrella azul, denominada Ícaro, a unos 14.000 millones de años luz de distancia, lo que la convierte en la más lejana observada hasta la fecha. El descubrimiento ha sido posible gracias a una lente gravitacional, una gigantesca ‘lupa’ creada por un cúmulo de galaxias en el que también se han probado teorías sobre la materia oscura con la ayuda de Ícaro.

Hasta ahora solo se habían observado supernovas o explosiones de estrellas a una distancia tan lejana, pero un equipo internacional de astrónomos ha localizado a 14.000 años luz a una estrella individual, a la que han bautizado como Ícaro, gracias al telescopio espacial Hubble. Normalmente sería imposible apreciarla. De hecho solo es posible ver estrellas individuales de la Vía Láctea y de galaxias en nuestra vecindad cósmica, incluso utilizando los telescopios más potentes. Pero gracias a una lente gravitacional generada por un cúmulo de galaxias se ha podido amplificar su brillo y detectarla. “Se trata de una enorme estrella azul, cuyos fotones han tardado 9.000 millones de años luz en llegar a la Tierra, lo que equivale al 70% de la edad del universo, pero como este está en expansión, ahora la estrella se encuentra a 14.000 millones de años luz”, explica Pablo Pérez González, investigador del departamento de Física de la Tierra y Astrofísica de la Universidad Complutense de Madrid (UCM), una de las instituciones españolas que ha participado en el descubrimiento.Los astrónomos también han utilizado esta estrella, que ya existía tan solo 4.400 millones de años después del Big Bang, para probar una nueva teoría sobre la materia oscura y para estudiar de qué están compuestos los cúmulos de galaxias, unos resultados que publican esta semana en la revista Nature Astronomy.

 “Es la primera vez que vemos una estrella individual magnificada”, explica Patrick Kelly, investigador de las universidades de Minnesota y California en Berkeley (EE UU) y coautor principal del estudio. “Somos capaces de ver galaxias muy lejanas, pero esta estrella está 100 veces más lejos que la siguiente estrella individual que podemos estudiar, excepto si contamos explosiones de supernova como una estrella”, añade.“Hasta que Galileo observó a través de su telescopio el cielo, no se veían las cientos de miles de estrellas individuales que componen lo que se conoce como el Camino de Santiago, una zona brillante pero difusa del cielo”, explica Pérez González. Hasta 2016, continúa, solo era posible observar estrellas individuales de la Vía Láctea o de unas cuantas galaxias muy cercanas a nosotros, a unos cuantos millones de años luz.“Hoy ya es posible observar una estrella individual que está en el otro lado del universo, y que de hecho ya no existe”, destaca el astrónomo español. “Pero no la hemos logrado observar solo gracias a un invento del hombre, sino a la magnificencia de la propia naturaleza y a las leyes de la Física, entre las que se encuentra la perturbación que ejerce una masa en la trayectoria de los fotones. Es realmente fabuloso”.

La gigantesca lupa de una lente gravitacional

La peculiaridad cósmica que ha permitido ver esta estrella es el fenómeno de la ‘lente gravitacional’. La gravedad de un cúmulo muy masivo de galaxias actúa como una gran lupa cósmica amplificando la luz de objetos más distantes. La lente natural que ha permitido ver a Ícaro está creada por el cúmulo de galaxias llamado MACS J1149+2223, situado a unos 5.000 millones de años luz de la Tierra. Combinándola con la resolución y sensibilidad del Hubble se ha conseguido detectar y analizar esa estrella lejana.Los autores vieron varios cambios repentinos del brillo de la estrella producidos por el efecto del microlente causado por el efecto gravitatorio de astros pertenecientes al cúmulo. “Hay estrellas individuales y estrellas muertas, por ejemplo enanas blancas o estrellas de neutrones, flotando en medio del cúmulo. En realidad son tan débiles que no las vemos. Pero sabemos que están ahí, porque cada vez que una de ellas pasa justo por delante de la estrella lejana en un alineamiento perfecto, vemos cómo Ícaro se hace más brillante”, explica Kelly. “Así que tenemos a la vez un efecto macrolente producido por toda la masa del cúmulo, y un efecto de microlente producido por objetos individuales flotando en el medio intergaláctico”.

Aunque su nombre oficial es ‘MACS J1149+2223 Estrella Lentificada 1’, el equipo ha decidido llamarla como el personaje de la mitología griega que se acercó demasiado al Sol con sus alas de plumas y cera. Los modelos que el equipo de astrónomos ha hecho para explicar este magnífico evento astronómico indican que Ícaro fue amplificado por una estrella similar al Sol, presente en el medio intergaláctico del cúmulo de estrellas. El alineamiento fue perfecto y se produjo una amplificación de la luz de Ícaro en un factor de al menos 10.000.Ícaro se acercó tanto a este ‘sol’ que alcanzó la gloria como su homónimo griego. “Pudimos establecer que Ícaro es una estrella supergigante azul. Un tipo de estrella mucho más grande, masiva, caliente y, posiblemente, miles de veces más brillante que el Sol, pero que, a la distancia a la que se encuentra, es imposible observarla de manera individual incluso para Hubble, salvo que contemos con el fenómeno de lente gravitacional” comenta Ismael Pérez Fournon, del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC), también participante en el trabajo.

Cuatro horas de observación con el Gran Telescopio Canarias

El evento de detectar Ícaro con el Hubble fue tan extraordinario que cuando fue descubierta esta estrella todos los telescopios del mundo empezaron a observarla. “En España contamos con el mayor telescopio óptico-infrarrojo del mundo, el Gran Telescopio Canarias (GTC) así que los astrónomos españoles involucrados en el proyecto, de la UCM, del Instituto de Física de Cantabria (IFCA), la Universidad del País Vasco (UPV), el IAC y la Universidad de La Laguna, contactamos con el director de GTC, y de manera especial nos concedió 4 horas de observación esa misma noche”, cuenta Pablo Pérez González. “El GTC fue, de hecho, el único telescopio que detectó esta estrella tan lejana desde tierra, dado que Ícaro es muy débil”, comenta Pérez González.

El descubrimiento de Ícaro no es excepcional solo por el hecho de ver una estrella tan distante por primera vez. Detectar la amplificación del brillo de una estrella individual permite, de manera única, estudiar la naturaleza de la materia oscura del cúmulo. Explorando lo que flota en él, el equipo de astrónomos liderado por Kelly ha logrado poner a prueba una teoría sobre la naturaleza de la materia oscura que establece que la mayor parte de ella son agujeros negros primordiales, que tendrían una masa igual a varias decenas de soles, y que se habrían formado en el nacimiento del Universo.Según José M. Diego, investigador del IFCA, y líder de un artículo teórico que acompaña a la publicación de Nature, “si la materia oscura estuviese compuesta por agujeros negros similares a los que está detectando LIGO, la señal observada de Ícaro hubiera sido muy distinta con lo cual podemos descartar este tipo de candidatos”. Por su parte, Tom Broadhurst, de la UPV, añade: “Este tipo de estudios permitirá en el futuro acotar otros modelos de materia oscura, como por ejemplo los modelos que postulan partículas de materia oscura súperligeras y con efectos cuánticos“.

El descubrimiento de Ícaro gracias al efecto de lente gravitacional ha dado pie a una nueva forma de mirar al universo por parte de los astrónomos, que pronto buscarán más eventos parecidos cuando el James Webb Space Telescope (JWST), el telescopio de la agencias espaciales de Europa (ESA), Estados Unidos (NASA) y Canadá (CSA) que sucederá a Hubble, sea lanzado en 2019. “Esto nos permitirá estudiar estrellas individuales en galaxias lejanas, o incluso planetas que existían mucho antes de que se formara la Tierra“, concluye Pérez González.En este estudio también han participado investigadores de la Universidad de Carolina del Sur (EE UU), que lideran otro artículo sobre la lente gravitacional galáctica en el mismo número de Nature Astronomy.

Créditos:sinc

Facebook Comments

Nasa Luna, compilación de la Apolo 11 videos restaurados

Alunizaje del Apolo 11, parcialmente restaurado video de la misión de la luna tripulada. Raro video parcialmente restaurado de los archivos de la NASA del desembarco lunar y los primeros hombres en caminar sobre la luna. El comandante de la misión Neil Armstrong y el piloto Buzz Aldrin tripularon el alunizaje. El módulo de aterrizaje Eagle Lunar aterrizó en el Cráter Lunar Oeste.

Facebook Comments

La estación espacial china Tiangong-1 puede caer a la Tierra más tarde de lo esperado

La caída impredecible de la estación ha atraído la atención de todo el mundo, junto con la preocupación de que los desechos espaciales puedan chocar contra las estructuras o las personas que se encuentran debajo. Según un tratado de las Naciones Unidas, la responsabilidad recaería probablemente en China. Dicho esto, las posibilidades de que alguien sea golpeado son infinitamente pequeñas; tienes muchas más posibilidades de ganar el premio mayor de Powerball.

El astrofísico de la Universidad de Harvard Jonathan McDowell le dijo al sitio hermano de Space.com, Live Science, que él predice solo 220 a 440 lbs. (100 a 200 kilogramos) de restos de Tiangong-1 llegarán a la superficie del planeta. Aún así, la estación espacial realizará un espectáculo espectacular a medida que caiga, dijo.

“Las bolas de fuego son casi ciertas”, dijo McDowell, un frecuente comentarista de la ascendencia de Tiangong-1 que también trabaja en el Observatorio de rayos X Chandra de la NASA. “Lo que sucede es que hay algunas secciones densas del laboratorio conectadas entre sí por una estructura bastante delgada”, agregó McDowell, explicando cómo se generan las bolas de fuego. “La delgada estructura se derrite primero, convirtiendo el laboratorio en un grupo, de unas pocas a varias, dependiendo de piezas independientes que se derriten y ardan más lentamente, bolas de fuego”.

Facebook Comments

La NASA está lista para estudiar el corazón de Marte

 

La NASA está a punto de emprender un viaje para estudiar el centro de Marte.

La agencia espacial celebró una conferencia de prensa hoy en su Laboratorio de Propulsión a Chorro en Pasadena, California, detallando la próxima misión al Planeta Rojo.

InSight – abreviatura de Interior Exploration usando Seismic Investigations, Geodesy y Heat Transport – es un lander estacionario programado para lanzarse este 5 de mayo. Será la primera misión dedicada al estudio del interior profundo de Marte, y la primera misión de la NASA desde los aterrizajes lunares del Apolo para colocar un sismómetro en el suelo de otro planeta.

Para Bruce Banerdt del JPL, también es un trabajo de amor. Banerdt, el investigador principal de InSight, ha trabajado durante más de 25 años para hacer realidad la misión.

“De alguna manera, InSight es como una máquina del tiempo científica que traerá información sobre las primeras etapas de la formación de Marte hace cuatro y medio millones de años”, dijo Banerdt. “Nos ayudará a aprender cómo se forman los cuerpos rocosos, incluida la Tierra, su luna e incluso planetas en otros sistemas solares”.

Los científicos esperan que detectar temblores y otros fenómenos dentro del planeta, InSight pueda comprender mejor cómo se formó Marte. InSight incluye un conjunto de instrumentos sensibles para recopilar estos datos; a diferencia de una misión rover, requieren una nave espacial que se siente inmóvil y coloca cuidadosamente sus instrumentos en la superficie marciana.

La NASA no es la única agencia entusiasmada con la misión. Varios socios europeos aportaron instrumentos o componentes de instrumentos para la misión InSight. Por ejemplo, el Centro Nacional de Estudios Espaciales (CNES) de Francia dirigió un equipo multinacional que construyó un sismómetro ultrasensible para detectar temblores. El Centro Aeroespacial Alemán (DLR) desarrolló una sonda térmica que puede enterrarse hasta 16 pies (5 metros) bajo tierra y medir el calor que fluye desde el interior del planeta.

“InSight es una misión espacial verdaderamente internacional”, dijo el Gerente del Proyecto Tom Hoffman del JPL. “Nuestros socios han entregado instrumentos increíblemente capaces que permitirán reunir ciencia única después de aterrizar”.

Mirar hacia el interior de Marte permitirá que los científicos comprendan cuán diferentes son la corteza, el manto y el núcleo de sus contrapartes en la Tierra. En cierto sentido, Marte es el exoplaneta de al lado: un ejemplo cercano de cómo el gas, el polvo y el calor se combinan y se organizan en un planeta.

InSight se encuentra actualmente en la Base de la Fuerza Aérea Vandenberg en California, en proceso de preparación final antes del lanzamiento. El miércoles, completó lo que se conoce como una prueba de giro: toda la nave espacial se gira a altas velocidades para confirmar su centro de gravedad.

Eso es crítico para su entrada, descenso y aterrizaje en Marte en noviembre, dijo Hoffman. En el próximo mes, la nave espacial se montará en su cohete, se verificará la conexión entre ellos y el equipo de lanzamiento pasará por un entrenamiento final.

“Este próximo mes será emocionante”, dijo Banerdt. “Tenemos un último trabajo que hacer, pero estamos casi listos para ir a Marte”.

JPL, una división de Caltech en Pasadena, California, administra el Proyecto InSight para la Dirección de Misión Científica de la NASA, Washington. Lockheed Martin Space, Denver, construyó y probó la nave espacial. InSight es parte del Discovery Program de la NASA, que es administrado por el Centro Marshall para Vuelos Espaciales de la NASA en Huntsville, Alabama.

Para obtener más información acerca de InSight, visite:

https://mars.nasa.gov/insight/

Facebook Comments

Telescopio Kepler y nuevas técnicas de rastreo de supernovas

El astrónomo Ed Shaya estaba en su oficina mirando datos del telescopio espacial Kepler de la NASA en 2012 cuando notó algo inusual: la luz de una galaxia se había iluminado rápidamente en un 10 por ciento. El golpe repentino en la luz hizo que Shaya se emocionara al instante, pero también se sintió nervioso por el evento. El efecto podría explicarse por la explosión masiva de una estrella, ¡una supernova! – o, lo que es más preocupante, un error de la computadora.

“Solo recuerdo ese día, sin saber si debería creerlo o no”, recuerda.

Las explosiones estelares forjan y distribuyen materiales que conforman el mundo en el que vivimos, y también contienen pistas sobre qué tan rápido se está expandiendo el universo. Al comprender las supernovas, los científicos pueden descubrir misterios que son la clave de lo que estamos hechos y el destino de nuestro universo. Pero para obtener una visión completa, los científicos deben observar las supernovas desde una variedad de perspectivas, especialmente en los primeros momentos de la explosión. Eso es realmente difícil; no se sabe cuándo o dónde podría ocurrir una supernova después.

Un pequeño grupo de astrónomos, incluido Shaya, se dio cuenta de que Kepler podría ofrecer una nueva técnica para la caza de supernovas. Lanzado en 2009, Kepler es mejor conocido por haber descubierto miles de exoplanetas. Pero como un telescopio que mira parches de espacio durante largos períodos de tiempo, puede capturar un vasto tesoro de otros tesoros cósmicos, especialmente aquellos que cambian rápidamente o aparecen y desaparecen, como las supernovas.

“Kepler abrió una nueva forma de mirar el cielo”, dijo Jessie Dotson, científica del proyecto de Kepler, con sede en el Centro de Investigación Ames de la NASA en Silicon Valley, California. “Fue diseñado para hacer una cosa realmente bien, que era encontrar planetas alrededor de otras estrellas. Para hacer eso, tenía que entregar datos continuos de alta precisión, que han sido valiosos para otras áreas de la astronomía”.

 

Originalmente, Shaya y sus colegas estaban buscando núcleos galácticos activos en sus datos de Kepler. Un núcleo galáctico activo es un área extremadamente brillante en el centro de una galaxia donde un agujero negro voraz está rodeado por un disco de gas caliente. Habían pensado en buscar supernovas, pero como las supernovas son tan raras, no lo mencionaron en su propuesta. “Fue demasiado dudoso”, dijo Shaya.

Inseguro de si la señal de supernova que encontró era real, Shaya y su colega de la Universidad de Maryland Robert Olling pasaron meses desarrollando un software para calibrar mejor los datos de Kepler, teniendo en cuenta las variaciones de temperatura y la orientación del instrumento. Aún así, la señal de supernova persistió. De hecho, encontraron cinco supernovas más en su muestra de Kepler de más de 400 galaxias. Cuando Olling mostró una de las señales a Armin Rest, que ahora es astrónomo en el Instituto de Ciencia del Telescopio Espacial en Baltlimore, Restó se quedó boquiabierto. “Empecé a babear”, dijo. La puerta se abrió a una nueva forma de rastrear y comprender las explosiones estelares.

La puerta se abrió a una nueva forma de rastrear y comprender las explosiones estelares.

Hoy en día, estos astrónomos son parte del Estudio extragaláctico Kepler, una colaboración entre siete científicos de los Estados Unidos, Australia y Chile en busca de supernovas y núcleos galácticos activos para explorar la física de nuestro universo. Hasta la fecha, han encontrado más de 20 supernovas utilizando datos de la nave espacial Kepler, incluido un tipo exótico informado por Rest en un nuevo estudio en Nature Astronomy. Muchas más están siendo registradas actualmente por las observaciones en curso de Kepler.

Facebook Comments

La NASA discutirá el próximo lanzamiento del satelite cazador de planetas

Únete a la NASA a la 1 p.m. EDT El miércoles 28 de marzo, expertos en astrofísica debatirán sobre el próximo lanzamiento del próximo cazador de planetas de la NASA, el Transiting Exoplanet Survey Satellite (TESS). Los periodistas pueden asistir al evento en persona en el auditorio James Webb en la sede de la NASA en Washington o participar por teléfono.

El informe será transmitido en vivo por la Televisión de la NASA y el sitio web de la agencia.

Programado para lanzarse el 16 de abril, se espera que TESS encuentre miles de planetas fuera de nuestro sistema solar, conocidos como exoplanetas, que orbitan alrededor de las estrellas más cercanas y más brillantes en nuestro vecindario cósmico. Potentes telescopios como el próximo Telescopio Espacial James Webb de la NASA pueden estudiar más a fondo estos exoplanetas para buscar características importantes, como su composición atmosférica y si podrían soportar la vida.

Facebook Comments

alien-sixth-sense
los anuncios que ves en nuestra pagina, nos ayuda a sostener este sitio y que sigamos compartiendo mas allá de la Tierra, regálanos un click en estos anuncios y si te place el producto apoyanos. Por cierto te tenemos una pagina de tecnología e informática  lo mas nuevo visitala: InformaticaExperience




Impresionante ovni del tipo cigarro captado en vídeo HD: